¿Para qué sirve el maxímetro? Funcionamiento y cómo se factura

imagen de un maxímetro

El maxímetro es un aparato de medida que registra la potencia máxima demandada por un punto de suministro para su posterior facturación. A continuación, te contamos cuál es su funcionamiento, cuáles son sus normas de facturación y su diferencia con el Interruptor de Control de Potencia (ICP).


¿Qué es un maxímetro?

El maxímetro es un dispositivo de medida que se encarga de registrar la potencia demandada en un suministro eléctrico, así como de determinar la potencia máxima demandada por la instalación.

Los maxímetros son instalados junto al contador de luz y son necesarios en todas las instalaciones eléctricas con potencias contratadas superiores a los 15 kW, en aquellas que tienen contratada una tarifa de acceso 3.0A en baja tensión o en los suministros de alta tensión.

Existen casos especiales en los que viviendas o locales con una potencia eléctrica inferior a 15 kW cuentan con un maxímetro, aunque lo normal en estos casos es disponer de un Interruptor de Control de Potencia (ICP)

La principal característica de este dispositivo es que evita que se produzcan cortes de luz en un suministro como consecuencia de sobrepasar la potencia contratada.

Aunque es cierto que con el maxímetro no se produce un corte de luz, posteriormente, la distribuidora cobrará penalizaciones por el exceso de potencia contratada.

¿Cuál es el funcionamiento de un maxímetro?

El maxímetro mide la potencia demandada por el usuario a través de intervalos de 15 minutos, calculando en cada uno de estos periodos la potencia media que se ha requerido. De esta forma, la potencia que se reflejará en la factura de la luz será la más alta de todas las medias registradas.

En tarifas de luz 3.0A, se podrán distinguir 3 franjas horarias con una potencia contratada específica para cada periodo. Esto permite contratar una potencia superior en las horas donde el uso de los aparatos eléctricos o maquinaria va a ser mayor y va a haber más porcentaje de simultaneidad, y una potencia menor en las horas donde el uso de la maquinaria o equipos eléctricos va a ser inferior.

Estos tres periodos se denominan punta (p1), valle (p2) y supervalle (p3), siendo la última franja la que presenta un precio más económico.

Ejemplo factura 30A maxímetro

Este aparato permite medir distintos parámetros, que se pueden apreciar a través de la lectura del contador de luz. Estos elementos son:

  • Energía activa
  • Energía reactiva
  • Potencia máxima demandada

¿Qué es la energía reactiva?

La energía reactiva es aquella que se produce en instalaciones eléctricas que cuentan con aparatos que para su funcionamiento requieren de una bobina, es decir, equipos que funcionan con motores o transformadores. Por ejemplo, podemos encontrarla en:

  • Ascensores
  • Maquinaria industrial
  • Bombas
  • Fluorescentes

La energía reactiva se mide en kVArh (kilo voltio-amperio reactivo hora)

Este tipo de energía produce una pérdida de la potencia útil, caída de la tensión y un menor rendimiento de los aparatos. Debido a estas anomalías que crea en la red eléctrica, es necesario pagar un importe por su transporte, aunque solo se factura en los recibos de la luz cuando adquiere niveles significativos.

La energía reactiva debe ser facturada cuando se supera un determinado porcentaje estipulado por las distribuidoras:

Porcentajes de energía reactiva
Potencia Tarifa % Energía reactiva
Hasta 10 kW 2.0 50%
Hasta 15 kW 2.1 50%
Más de 15 kW 3.0 33%

Normas de facturación por maxímetro

El maxímetro es capaz de medir si la potencia demandada es inferior, igual o superior a la contratada. De este modo, si la potencia que has requerido es mayor a la que has contratado, no sufrirás ningún corte de luz pero deberás hacer frente a una penalización económica.

Las distribuidoras eléctricas establecen una serie de normas de facturación por maxímetro en referencia al término de potencia:

  1. Si la potencia demandada es inferior al 85% de la potencia contratada, se cobrará el 85% al usuario.
  2. Si la potencia consumida se encuentra entre el 85% y el 105% de la contratada, el consumidor deberá abonar el precio establecido para su potencia contratada.
  3. Si la potencia requerida es superior al 105% de la contratada, el cliente deberá abonar la potencia consumida más el doble de la diferencia entre la demandada y el 105% de la contratada.

Fórmula penalización maxímetro

Potencia demandada + (potencia demandada - 105% de la potencia contratada) x 2

Para verlo de forma práctica, se va a tomar como referencia un negocio que cuenta con una potencia contratada de 30 kW en el primer periodo, 40 kW en el segundo y 15 kW en el tercero.

Periodo 1 (30 kW)

La potencia demandada por la empresa es de 28 kW, lo que representa un 93,33% de la potencia contratada para este periodo. Por tanto, el negocio deberá abonar el precio de la potencia contratada.

Periodo 2 (40 kW)

La potencia demandada por el negocio asciende a 46 kW, esto se traduce en un 115% de la potencia contratada para esta franja. Por tanto, la empresa tendrá que hacer frente a una penalización económica.

¿Cómo se calcula la penalización por exceso de potencia?

Potencia demandada + (potencia demandada - 105% de la potencia contratada) x 2

  • Potencia demandada o consumida: 46 kW
  • 105% de la potencia contratada: 42 kW

46 + (46 - 42) x 2 = 54 kW

En este caso, el consumidor deberá pagar el coste equivalente a 54 kW de potencia contratada.

Periodo 3 (15 kW)

Durante este periodo, la empresa ha consumido una potencia de 10 kW, lo que equivale a un 66,66% de la potencia contratada. Por lo tanto, al negocio se le cobrará el 85% de la potencia contratada.

¿Maxímetro o ICP?

Normalmente los suministros eléctricos con potencias bajas, hasta 15 kW, tienen instalado un Interruptor de Control de Potencia (ICP), que corta el suministro si se supera la potencia eléctrica contratada. Los suministros con potencias superiores a 15 kW o suministros no interrumpibles, tienen instalado un maxímetro, que se encarga de medir la máxima potencia demandada.

En la siguiente tabla puedes observar las principales diferencias entre un maxímetro y un ICP:

Diferencias entre maxímetro e ICP
Maxímetro ICP
Para potencias superiores a 15 kW (salvo excepciones) Para potencias de hasta 15 kW
Sin cortes de suministro eléctrico Corte del suministro de luz si se sobrepasa la potencia contratada
Penalización económica por superar potencia contratada No tiene penalización económica por superar potencia contratada
Mide la potencia demandada No mide la potencia demandada

¿Qué precio tiene el maxímetro? El maxímetro no es necesario ni comprarlo ni alquilarlo ya que se encuentra incorporado dentro del contador de luz, por tanto, no tiene ningún coste. En el caso de una tarifa 3.0A, el alquiler del contador tiene un precio aproximado de 12 €/mes.

¿Qué son los suministros no interrumpibles?

Los suministros no interrumpibles son aquellos que, a pesar de tener una potencia contratada inferior a 15 kW, necesitan de un maxímetro para que no se corte la luz al sobrepasar la potencia eléctrica de la instalación. Entre los catalogados como suministros no interrumpibles encontramos los siguientes:

  • Las comunidades de vecinos con garaje o ascensor necesitan de un maxímetro
  • Hospitales
  • Parques de bomberos
  • Edificios que cuentan con sistemas anti-incendios
  • Viviendas en las que viven personas con necesidades especiales

Este último caso se trata de domicilios en los que uno de los miembros tiene necesidades médicas especiales y tiene que estar conectado a un dispositivo eléctrico de manera intermitente o permanente.

En estas viviendas es importante contar con un generador auxiliar de emergencia para casos en los que el suministro de luz se corte por causas ajenas al domicilio.

Para poder contar con un maxímetro en un suministro con una potencia inferior a los 15 kW es necesario presentar a la comercializadora un certificado médico sellado y firmado por un profesional (el certificado tiene una validez de 12 meses y es necesario renovarlo). Además, se debe tener contratada la potencia máxima admitida en la instalación, dato que se puede encontrar en el boletín eléctrico.

¿Cómo solicitar un maxímetro?

Todos los consumidores, normalmente grandes y medianas empresas, que contraten una potencia superior a 15 kW, contarán directamente con el maxímetro en su instalación eléctrica sin necesidad de tener que solicitarlo.

En cambio, los suministros no interrumpibles con una potencia inferior a 15 kW que tengan incorporado el ICP, deberán solicitar el maxímetro a su compañía. Podrás solicitar el cambio mediante vía telefónica, presencial u online, en función de la comercializadora.

Para la instalación del maxímetro, acudirá un técnico de la distribuidora eléctrica de la zona que será el encargado de sustituir el ICP por el maxímetro.

Actualizado a
91 903 48 26
Te llamamos