Qué es el impuesto eléctrico y cuánto cuesta en 2024

Actualizado a
min de lectura

Actualización sobre las reducciones en la factura de luz (actualizado 23 Mayo 2024)

Finalización del tope del gas

El Tope al Gas o Excepción Ibérica consistía en limitar el precio del gas usado para generar luz, de forma que producir luz sea más barato. La diferencia entre el coste del gas limitado y el real era cargado a los consumidores, a través de este coste al tope del gas, o mecanismo de ajuste. Esta medida estuvo en vigor hasta el 31 de diciembre de 2023, pero ya no aplica en 2024.

Subida del IVA de luz

El Gobierno ha decretado la subida del IVA al 10% durante el año 2024. Solo se aplicará a las potencias contratadas de menos de 10kW. No obstante, si el mercado alcanza un precio medio mensual de la luz menor de 45 €/MWh, se aplicará 21% de IVA en las facturas del siguiente mes, respetando el periodo de facturación de cada usuario.

Subida del Impuesto Especial Eléctrico

El Impuesto Especial Eléctrico pasa del 0,5% de 2023 al 2,5% en el primer trimestre de 2024 y a 3,8% durante el segundo trimestre.

Qué es el Impuesto Eléctrico y cómo se calcula

Se trata de un Impuesto Especial marcado por el Ministerio de Industria que invierte lo recaudado en sectores como la educación o la sanidad. El tributo está determinado por ley y se aplica a la suma de los costes de la potencia contratada + la energía consumida. Representa un 5,1127% del coste de la energía consumida y la potencia contratada. Este gravamen sobre la energía entra dentro del grupo de impuestos especiales, se lo cobra su empresa comercializadora y ésta lo remite al Gobierno.

Optimiza tu consumo y contrata la mejor tarifa

Te ayudamos a ahorrar en las facturas de luz y gas cada mes

Optimiza tu consumo y contrata la mejor tarifa

Te ayudamos a ahorrar en las facturas de luz y gas cada mes

¿Por qué hay un impuesto sobre la Electricidad?

El impuesto sobre la electricidad surgió a raíz de un impuesto anterior llamado "coste específico asignado a la minería del carbón" y que se aplicaba para ayudar al sector minero. Sin embargo, en 1992 el Ministerio de Industria, Energía y Turismo renombró este coste y actualmente se utiliza para garantizar el consumo responsable de la electricidad y proteger así los recursos naturales.

Lo recaudado con el impuesto de la electricidad también se destina a garantizar las condiciones del medio ambiente y financiar causas públicas como la sanidad y la educación.

¿Quién tiene que pagar el impuesto sobre la electricidad?

El impuesto sobre la electricidad debe pagarlo cualquier consumidor del suministro eléctrico; en este caso, el titular del contrato con la compañía correspondiente.

Este coste aparece reflejado en todas las facturas de la luz por lo que no requiere ningún proceso aparte de abonar lo marcado en el recibo por parte del usuario.

Derecho a la exención del Impuesto Eléctrico

Tienen derecho a una exención del 85% del Impuesto Eléctrico algunas operaciones específicas.

Para acogerse a esta exención del 85% del Impuesto Eléctrico debe realizarse una solicitud en la Oficina Gestora de Impuestos Especiales de la Agencia Estatal de Administración Tributaria correspondiente al lugar donde se encuentre su establecimiento.

En el caso de que su establecimiento esté ubicado en el País Vasco o en el Gobierno de Navarra debe realizar la solicitud en el Departamento de Impuestos Especiales de la Diputación Foral competente.

Una vez cumplimentados los trámites, la Administración Tributaria correspondiente proporciona un Código de Actividad y Establecimiento (tarjeta CAE) en la que indica el punto de suministro, el CUPS, la fecha de aplicación y la cantidad de energía exenta del impuesto.

El devengo del Impuesto sobre la Electricidad

La Ley configura los IIEE (Impuestos Especiales) como una imposición indirecta que incurre sobre el consumo de unos determinados bienes, gravando en fase única su fabricación o su importación.

En consecuencia, cuando se distribuye la energía eléctrica desde su salida de fábrica, el devengo se produce con la puesta a consumo, es decir, en cuanto la energía producida entra en las instalaciones del consumidor.