Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Rescindir contrato de gas natural

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

¿Qué significa rescindir el contrato de gas?

Es dar de baja el contrato de gas natural, anularlo, que no tenga efecto.

La baja se puede producir por decisión de la empresa suministradora (por impago es lo más usual) o por decisión del consumidor. A esta baja por decisión del consumidor es a la que nos vamos a referir. La baja implica quitar el contador y quedarse sin suministro, y en caso de nueva alta, volver a pagar el alta.

¿Qué trámites hay que realizar para rescindir el contrato de gas natural?

Ponerse en contacto con la empresa, solicitarlo y ésta le indicará que sistema de garantía de la decisión de baja debe hacer. Unas veces es grabación de voz, otra remitir la orden de rescisión o baja por escrito (fax, email etc.).

¿Hay penalidades por darse de baja en el gas natural? ¿Y cuánto hay que pagar por rescindir el contrato de gas natural?

Es conveniente leer el contrato que se suscribió en su día, incluida la letra pequeña. No obstante, si no hay penalización se puede rescindir el contrato cuando se desee, incluso teniendo deudas, lo que no implica que la cantidad adeudada no se vaya a exigir por la compañía por cualquier medio válido en derecho.

¿Es igual de fácil rescindir contratos de tarifa último recurso o comercio libre?

Sí, es igual. No obstante, la baja o rescisión de contratos no es algo que las empresas divulguen igual que las altas. Pero el consumidor debe saber que en caso de decidir la baja debe hacerse por algún medio que tenga constancia pata acreditarlo, es decir, que no procede la simple comunicación verbal. La tarifa de último recurso de gas natural no influye en este sentido.

¿Con qué motivo se debe rescindir un contrato de gas? ¿Se puede dar de baja el gas para cambiar de comercializadora?

Un contrato de gas se debe rescindir cuando el titular de una vivienda quiera no tener en alta un suministro determinado, en este caso el gas por las razones que sean y no tener el coste.

Para un cambio de comercializadora no solo no es preciso, sino que es mucho más fácil y barato cambiar de comercializadora con un contrato en alta que con un contrato en baja. Y ello porque si el contrato esta en baja, el alta tiene un coste, mientras que el cambio de comercializadora no tiene coste alguno.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar