Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Rescindir contrato de electricidad Iberdrola

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

A la hora de dar de baja el contrato de electricidad con Iberdrola, el consumidor tiene que realizar una serie de gestiones.

¿Qué gestiones es preciso realizar para rescindir contrato de luz en Iberdrola?

Rescindir un contrato es dejarlo sin efecto por una de las partes. El contrato de la luz tiene dos partes contratantes, la empresa suministradora, en este caso Iberdrola, y el consumidor. La rescisión por parte de la empresa se produce en casos de impago y avisos previos de que si no paga se rescinde el contrato y se corta el suministro. La rescisión por parte del consumidor se realiza cuando lo desea mediante solicitud por algún medio que quede constancia.

Lo primero es ponerse en contacto con Iberdrola para que le indique que forma concreta desean para esta gestión. En general, para potencias inferiores a 10 kW, Iberdrola tiene el sistema de grabación de voz en sus llamadas de teléfono. En el resto la solicitud o deseo de baja en el contrato hay que ratificarlo por escrito.

¿La baja del contrato de Iberdrola tiene alguna penalización a pagar?

No, no existe penalización. La baja implica que se retire el contador y no haya suministro de luz. Incluso aunque en el contrato de luz suscrito tenga cláusula de permanencia, no afectaria en este caso tan solo si el cliente quisiera realizar un cambio de compañía. 

¿Es igual de fácil rescindir un contrato de mercado libre que de tarifa de último recurso?

En principio la tarifa de último recurso eléctrica no tendría que tener diferencia alguna en este sentido con las demás tarifas ofertadas en el mercado libre eléctrico.

¿Con que motivo es obligado rescindir un contrato de luz con Iberdrola? ¿Cuando se cambia de comercializadora?

En principio si una persona no tiene derecho legal a estar en una vivienda porque se haya producido su venta a terceros o se haya rescindido el contrato de arrendamiento que le daba derecho a utilizar la vivienda, lo lógico es que no sea titular del contrato de electricidad.

No obstante no es preciso utilizar la figura legal de la rescisión o baja pues un cambio de titularidad también es factible para dejar de ser titular del contrato de electricidad.

En relación con el cambio de empresa comercializadora, no es en absoluto necesario dar de baja el contrato de la luz para ejercer un cambio de comercializadora pues ello implicaría un alta que es más costoso. El cambio de comercializadora es mejor hacerlo con el contrato de la luz en alta. Otra opción, si el consumidor va a ser otra persona es proceder a un cambio de titular y el nuevo titular solicitar el cambio.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar