Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Recargo por falta de ICP

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

El Interruptor de Control de Potencia (ICP) es el dispositivo que controla la potencia contratada del consumidor y cortará el suministro de electricidad si éste sobrepasa el que tiene el cliente suscrito con la compañía. Generalmente, el ICP está instalado una vez que se realiza la instalación eléctrica.

Hace años no era obligatorio tener el ICP puesto en la instalación eléctrica, pero actualmente sí lo es y todos los hogares que no lo tuvieran debieron solicitar la instalación a la distribuidora de su zona. Sin embargo, algunos consumidores no lo han incorporado a la instalación y la comercializadora podría imponer una sanción por ello.

Sanción por no tener el ICP

Todos aquellos consumidores que no tengan incorporado el ICP deberán saber que podrían tener una sanción que se traducirá en un recargo en la factura de la luz por no disponer de este dispositivo de control de potencia. La comercializadora dará aviso al titular o al representante del suministro para que subsanen el problema lo antes posible.

Si el cliente continúa sin instalar el ICP, la comercializadora procederá a cobrarle un recargo en la factura, que tendrá que abonar hasta que arregle el problema. El artículo décimo del Real Decreto 1454/2005, de 2 de diciembre contempla las sanciones que se aplicarán a los usuarios, de la siguiente manera:

  • Todos aquellos clientes que estén conectados a baja tensión y tengan una potencia contratada inferior a 5 kW se les cobrará una tarifa de acceso similar a la que tendrían con una potencia de 10 kW.
  • Aquellos usuarios que tenga una potencia entre 5 kW y 10 kW tendrán que pagar en la factura como si tuvieran una tarifa de acceso de potencia de 20 kW.
  • Para los consumidores que tenga una potencia entre 10 kW y 15 kW se les aplicará el precio de la tarifa de acceso que refleje los 20 kW de potencia contratada.

Cómo solucionar el problema del ICP

Si el cliente quiere solucionar el problema para no tener que pagar el recargo tendrá que instalar el ICP. Sin embargo, no puede ser el propio consumidor quien se encargue de ello sino que tiene que realizarlo de alguna de estas dos maneras:

  • Si el usuario llama a la distribuidora solicitando la instalación del ICP, ésta se encargará de instalárselo y solo tendrá que pagar un importe en el recibo de la luz por la instalación.
  • El consumidor puede recurrir a un especialista para que le realice la instalación. En este caso, la persona deberá comprar todas las piezas necesarias, el instalador se las montará y la distribuidora tendrá la obligación de supervisar dicha instalación para certificar que todo se encuentra correctamente.
 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar