pixel Facebook

Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Ahorrar luz

El mercado eléctrico tiene una serie de distribuidoras, comercializadoras y también diferentes tarifas que el cliente debe tener en cuenta. En ocasiones, los consumidores necesitan saber cómo pueden ahorrar en su factura eléctrica, ya sea a través de la tarifa que se contrate, la potencia contratada que tengan con la empresa o rebajando el consumo para que no sea tan elevado.

La mayoría de los clientes recurren a un cambio de compañía eléctrica o de tarifa de luz puesto que ayuda a reducir el importe del recibo de electricidad. A continuación, se muestran todas las posibilidades que puede utilizar el usuario para reducir el importe que tiene que pagar y conseguir un ahorro en luz.

Ahorrar luz cambiando la tarifa eléctrica

El mercado eléctrico está formado por una gran cantidad de comercializadoras que ofertan distintos tipos de tarifas de luz y también se debe tener en cuenta que el mercado está dividido en dos planteándose de la siguiente manera:

  • El sistema regulado que es aquel que oferta el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) que se fija a través de un precio medio ponderado.
  • El sistema libre ofrece tarifas eléctricas donde el consumidor acuerda con la comercializadora, no solo el precio sino también los descuentos y debe buscar siempre aquellas que no impliquen una permanencia.
  • En ambos mercados existe la posibilidad de contratar la tarifa con discriminación horaria.

La discriminación horaria es una modalidad de tarifa que permite al usuario pagar menos durante las horas nocturnas frente a las diurnas. Este tipo de discriminación está dividida en dos periodos (valle y punta) o tres periodos (supervalle, valle y punta). Si el consumidor utiliza más electrodomésticos durante la noche, ahorrará en la factura de luz y le convendrá cambiarse de tarifa. Si la tarifa deseada se encuentra en otra compañía, no hay ningún problema, ya que el cambio de compañía de luz es gratuito.

Reducir la potencia contratada para ahorrar luz

Rebajar la potencia contratada en una vivienda también puede convertirse en una medida para ahorrar en la factura eléctrica. El cliente tendría que asegurarse que el término de potencia es excesivo para las características del domicilio y esto puede realizarlo a través de una calculadora de potencia eléctrica que le dirá cuál necesita basándose en los electrodomésticos que tiene. Si el cliente quiere saber a qué potencia normalizada puede reducir puede consultar el siguiente cuadro:

Intensidad ICP (Amperios) Monofásica Trifásica
5.0 1.15 kW 3.464 kW
7.5 1.725 kW 5.196 kW
10 2.3 kW 6.928 kW
15 3.45 kW 10.392 kW
20 4.6 kW 13.856 kW
25 5.75 kW 17.321 kW
30 6.9 kW 20.785 kW
35 8.05 kW 24.249 kW
40 9.2 kW 27.713 kW
45 10.35 kW 31.177 kW
50 11.5 kW 34.641 kW
63 14.49 kW 43.648 kW

Las viviendas que son muy grandes, que además cuentan con calefacción eléctrica necesitarán un término de potencia más elevado, debido a que se tienen que conectar muchos más aparatos a la vez. Y será importante saber que solo se puede realizar un cambio de potencia al año, lo que implica que si rebaja demasiado y es insuficiente no podrá volver a aumentarla.

La reducción de potencia eléctrica siempre conllevará un coste para el cliente, que se detallará en la próxima factura de la luz y no se tendrá que pagar nada al técnico que se encargue de variar el ICP. El concepto que se abonará será el siguiente:

  • Los derechos de enganche son 9,04 € + IVA.

Reducir el consumo para ahorrar luz

Si no se quiere cambiar de tarifa eléctrica, los consumidores siempre pueden reducir el consumo en su vivienda, así también conseguirán ahorrar en su factura de luz. En esta ocasión, no se trata de un cambio de compañía, tampoco de reducir la potencia contratada o cambiar de tarifa sino de reestructurar las costumbres del usuario y aplicar ciertas medidas de consumo de luz. Aquí se ofrecen algunos consejos que se pueden tener en cuenta:

  • Mantener la calefacción a unos 21 grados ayudaría a ahorrar en la luz. Sobre todo porque este elemento consume mucha electricidad al igual que el aire acondicionado.
  • Reducir el consumo de algunos electrodomésticos (frigorífico, lavadora, lavavajillas) y conectarlos cuando realmente estén llenos o sea necesario utilizarlos. Es recomendable asegurarse de que la puerta del frigorífico cierra correctamente ya que podría consumir mucha electricidad.
  • Utilizar bombillas de bajo consumo para iluminar la vivienda también ahorra en electricidad. Además, es preferible que el consumidor utilice todas las horas de luz que pueda y así gastará mucho menos.
  • Utilizar tecnología LED en la televisión ya que supondrá un ahorro. En la lavadora es mejor utilizar agua fría o poco caliente y también planificar programas cortos que ahorren en electricidad.
  • Por último, si el cliente no va a utilizar determinados aparatos es mejor que los desconecte para que no consuman más luz.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar