Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

¿Cómo saber qué potencia necesito contratar?

call-tarifasgasluz
Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
potencia portada

La potencia contratada es la potencia que necesitará una vivienda cuando se conectan los aparatos eléctricos de mayor consumo con otros de menor consumo de manera simultánea. Conocer la potencia que necesita una vivienda será necesaria a la hora de dar de alta el contrato de luz con la comercializadora.


¿Cómo se calcula la potencia contratada?

Es un procedimiento sencillo que lo puede hacer el cliente, pero la mayoría de las comercializadoras ofrecen a través de su página web o mediante una llamada telefónica asesoramiento para saber qué potencia contratar. Para ello, el cliente debe calcular la potencia de cada aparato y sumarlo, el resultado de esta suma será la potencia que el cliente deberá contratar. Un aspecto importante a la hora de contratar la potencia es que no se puede contratar la potencia por debajo de la del electrodoméstico que más consuma, ya que ICP cortará el suministro cada vez que se conecte dicho electrodoméstico.

Estas son las potencias que actualmente permiten contratar las comercializadoras de luz:

POTENCIAS CONTRATABLES 2.0 (menos de 10 kW)
3'45 kW 5'75 kW 8'05 kW
4'6 kW 6'9 kW 9'2 kW
POTENCIAS CONTRATABLES 2.1 (entre 10 y 15 kW)
10'35 kW 11'5 kW 14'49 kW

POTENCIAS OBSOLETAS Las potencias antiguas (como 3'3 o 4'4kW) no van a cambiar a no ser que el cliente deba volver a dar de alta la luz o quiera cambiar la potencia, en cuyo caso deberán adoptar una de las normalizadas

Tengo que cambiar mi potencia contratada, ¿cómo lo hago?

Existen dos motivos por los cuales el cliente desea cambiar la potencia contratada, ya sea para aumentar la potencia o para disminuirla. Cuando se utiliza más potencia de la contratada el ICP (Interruptor de Control de Potencia) interrumpe el suministro eléctrico a causa de una sobrecarga en la instalación. Para evitar esto, se debe proceder a un aumento de la potencia contratada. El cliente debe ponerse en contacto con la distribuidora para que realice una revisión en la instalación eléctrica para que sea compruebe si es apta para una mayor potencia. Esta modificación supone un coste y, con respecto a la comercializadora, el precio de la factura será mayor porque la el término fijo de potencia contratada se ha aumentado.

COSTES DE LA SUBIDA Subir la potencia implica volver a pagar los derechos de acceso, extensión y enganche por cada kilovatio que se aumente. Por lo tanto, una subida de 1kW implica pagar aproximadamente unos 50€

En el caso de que el cliente quiera disminuir la potencia contratada, porque utiliza menos potencia de la que contrató en su día, puede hacerlo sin mayor problema. El cliente debe ponerse en contacto con la comercializadora para disminuir la potencia contratada. Esta disminución tiene un coste de 9'04€ más IVA (acaban siendo unos 11€), y el coste por potencia contratada será menor en las facturas.

Tanto subir como bajar la potencia es una gestión que solo puede tramitarse una vez cada doce meses, así que es conveniente saber cuál es la potencia más ajustada a nuestros electrodomésticos. Para eso podemos usar una aplicación que calcule aproximadamente nuestro consumo.

Instalaciones trifásicas o monofásicas

Las potencias varían también en función de la instalación que tengamos en casa. Si la instalación es monofásica lo que quiere decir es que nuestra potencia contratada se distribuye de forma uniforme por todos los puntos de acceso (enchufes) de la casa.

Sin embargo, si la instalación es trifásica habrá tres zonas diferenciadas de la casa o el local, y a cada una de ellas les llegará una fracción determinada de esta potencia. Si se supera en una de las tres ese tope saltará el IPC.

Estas son las potencias trifásicas normalizadas que actualmente se ofrecen en las comercializadoras, tanto para tarifas 2.0 (menos de 10 kilovatios) como para las 2.1 (entre 10 y 15 kW)

POTENCIAS 2.0 (menores de 10kW)
3'464 kW 5'196 kW 6'928 kW
POTENCIAS 2.1 (entre 10 y 15kW)
10'392 kW 13'856 kW

Cómo ahorrar en luz bajando la potencia contratada

Bajar la potencia es un buen método para ahorrar en la factura de la luz, pero hay que estar muy seguro de a qué potencia podemos bajar para que no nos salten los plomos, porque si la bajamos más de la cuenta no podremos volver a cambiarla hasta 12 meses después y todo ese tiempo tendrás que estar subiendo los plomos cada vez que salten.

En este gráfico puedes ver lo que te ahorrarías con cada salto de potencia hacia abajo. El coste es siepmre el mismo, no importa cuántos kW bajes.

 
 

LE AYUDAMOS A DAR DE ALTA LA LUZ EN SU VIVIENDA O LOCAL