Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

El ahorro con las bombillas de bajo consumo

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

Hasta la fecha, el tipo de bombilla que hemos utilizado durante muchos años ha sido la bombilla incandescente o últimamente llamada tradicional frente a las de nueva tecnología.

Desde el día 1 de Septiembre de 2012, las fábricas europeas que fabricaban estas bombillas dejaron de producirlas con la idea de remplazar estas bombillas en toda Europa por las de nueva generación en todos los puntos de suministro eléctrico. El uso de bombillas de bajo consumo afectarán positivamente en la factura de luz.

La bombilla tradicional

La bombilla tradicional es la bombilla de toda la vida, compuesta por un filamento en su mayoría de tungsteno que produce a su vez luz y calor. Es por esto ultimo que estas bombillas no son eficientes, el hecho de que una bombilla produzca calor (nos quemamos al tocarla) sin ser su función, nos indica que estamos transformando electricidad en otro tipo de energía que no necesitamos, es decir, que se desperdicia.

La poca eficiencia de esta tecnología ha hecho que quede obsoleta frente a las nuevas tecnologías. Este tipo de bombillas irán desapareciendo de nuestras vidas poco a poco y serán remplazadas por las bombillas de bajo consumo primero y más tarde por las bombillas con tecnología LED según los expertos.

La bombilla de bajo consumo

Las lámparas fluorescentes compactas, o comúnmente denominadas bombillas de bajo consumo, es un tipo de lámpara fluorescente utilizada generalmente para usos domésticos.

Este tipo de bombillas tiene el mismo funcionamiento que los tubos fluorescentes pero son mucho más compactas que estos últimos. En el interior de éstas se encuentra un gas que suele ser Neón o Argón por lo general, al encender el interruptor, la corriente ioniza este gas y hace que se produzca la iluminación.

¿Cuánto ahorro con las bombillas de bajo consumo?

Pues podemos hacer una cuenta rápida para una sola bombilla para que veamos la diferencia de eficiencia y coste entre unas y otras.

Para esta cuenta, tomamos dos bombillas que estén consideradas como equivalentes en términos de iluminación, es decir, la incandescente de 60 W frente a la de bajo consumo de 11W. Suponemos que ambas bombillas tienen la misma duración, lo cual no es cierto puesto que las de bajo consumo duran más.

Si esta duración es de 8 000 horas (algo menos de un año encendidas), y que el precio de la electricidad es de 0,140728 €/kWh para la tarifa de último recurso TUR, el coste generado por estas es de:

Bombilla incandescente de 60 W → 0,060 kW * 0,140728 €/kWh * 8000h = 67,55 €

Bombilla bajo consumo de 11W → 0,011 kW * 0,140728 €/kWh * 8000h = 12,38 €

Con lo que vemos que el consumo de las nuevas bombillas reducen el consumo de electricidad en más del 80 % lo cual nos hace pensar cuanto dinero nos podemos ahorrar si cambiamos las antiguas bombillas por las nuevas, o simplemente colocamos las de más consumo donde menos se utilicen.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar