Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Ahorrar luz en casa

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

Cada vez son más los consumidores que buscan ahorrar en el consumo de electricidad, sobre todo teniendo en cuenta el aumento en las facturas de luz y que suponen un coste excesivo para los usuarios domésticos.

Algunos aspectos no puede reducirse, como los peajes de acceso regulados por el Gobierno, pero la potencia eléctrica y el consumo realizado en la vivienda sí pueden cambiarse y suponen un ahorro considerable.

Los clientes deben conocer que existen muchos aspectos que se pueden modificar, tanto en los hábitos de consumo como en los detalles técnicos de la electricidad y que supondrán una reducción del importe que se deberá pagar todos los meses.

¿Cómo ahorrar luz en el hogar?

Los usuarios podrán rebajar la factura de varias maneras que siempre es aconsejable conocer. Disminuir el consumo es uno de los trucos más utilizados, pero también hay que fijarse en el término de potencia que se tiene en la vivienda y sobre todo la tarifa que se tiene contratada con la compañía de luz. A continuación, se explican algunos aspectos que ayudarán a reducir el coste eléctrico:

  • Algunos consumidores no contratan la potencia adecuada para sus domicilios, siendo ésta demasiado elevada y suponiendo un gasto que se tendrá que abonar. Para evitarlo, se recomienda realizar, cualquiera de estas acciones:
    • Estimar la potencia eléctrica antes de contratarla con la comercializadora. Esto se puede hacerse con una calculadora de potencia o con la ayuda de un electricista.
    • Si el término de potecia en la vivienda es elevado, siempre será recomendable disminuirlo, a fin de pagar menos en la parte fija del recibo.
  • Las compañías ofrecen tarifas con discriminación horaria, que es aquella donde el precio del kilovatio hora (kWh) es más barato durante las franjas de noche frente a las de día. Siempre que se realice más de un 33% de consumo en las horas nocturnas saldrá rentable esta modalidad de tarifa.

Se pueden aplicar determinadas medidas de ahorro en el hogar para intentar reducir el consumo que se genera en una vivienda:

  • Evitar mantener los aparatos eléctricos en "stand by" debido a que consumen bastante más electricidad de la que piensa el usuario.
  • Instalar bombillas de bajo consumo o LED dado que utilizan entre un 50 u 80% menos de energía eléctrica que las convencionales.
  • Utilizar el calor residual tanto del horno como de la vitrocerámica cuando se prepara la comida. Además, evitar abrir la puerta del horno mientras se está cocinando algo, reduce considerablemente el consumo eléctrico.
  • Los ordenadores siempre deben permanecer apagados cuando no se están utilizando, pero también es conveniente apagar la pantalla, altavoces o cualquier otro aparato externo del mismo, a fin de reducir el consumo de luz.
  • Si se dispone de calefacción eléctrica en la vivienda, se recomienda utilizar temporizadores o termostatos, que permiten mantener una temperatura adecuada.
  • En cuanto a la lavadora y el lavavajillas, se recomienda utilizar el programa de agua fría, ya que evitará gastar más al no tener que generar agua caliente.
  • Para el frigorífico siempre es aconsejable no mantener la puerta abierta más tiempo del necesario, evitar introducir elementos calientes en él, ya que el aparato tendrá que realizar un mayor consumo de luz para enfriarlo.

Cambiar de compañía para ahorrar luz

Para ahorrar consumo de luz en una vivienda, todas estas medidas pueden ser válidas, pero en ocasiones no son suficientes. Algunas permiten una pequeña reducción en el importe a pagar, pero son los precios de las tarifas, los que resultan demasiado elevados para los clientes.

Tras la liberalización del sistema eléctrico han aparecido multitud de comercializadoras tanto de mercado regulado como del libre. Los consumidores ya no tienen que acogerse a la distribuidora de su zona sino que pueden contratar con cualquier compañía de luz que deseen. Esta nueva dinámica permite al cliente buscar las mejores ofertas del mercado, elegir la que más se ajuste a su consumo y cambiarse de compañía sin ningún problema.

En estos casos, siempre se recomienda utilizar un comparador de luz, que buscará las mejores tarifas ofrecidas por las compañías. Sin embargo, no solo hay que mirar el precio tanto de la potencia eléctrica como del consumo, sino también los descuentos que se aplican y qué duración tienen. Conviene también informarse sobre los servicios de mantenimiento ligados a la tarifa, qué permanencia puede tener el contrato y qué condiciones serán más ventajosas para el usuario.

El cambio de compañía es un trámite gratuito, que el cliente no tendrá que abonar en ningún momento y que podrá ejercer siempre que no tenga una permanencia con la comercializadora. En ocasiones, resulta la manera más práctica y sencilla para ahorrar en electricidad.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar