Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

¿Por qué se debe instalar el ICP?

call-tarifasgasluz
Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
características y utilidad del interruptor de control de potencia icp

El ICP es uno de los interruptores más importantes del cuadro eléctrico de una vivienda. Su instalación es obligatoria y depende de la distribuidora, pero es conveniente saber para qué sirve y cuál es su funcionamiento para poder actuar en consecuencia cuando salte.


El Interruptor de Control de Potencia ICP

El ICP es el Interruptor de Control de Potencia o Interruptor Controlador de Potencia. Este sistema es el encargado de limitar la potencia que utiliza la vivienda en un momento determinado.

La instalación del ICP es obligatoria en todos los casos. Toda instalación eléctrica debe tener su propio Interruptor Controlador de Potencia, independientemente del tipo de inmueble, de tarifa de la luz o de suministro eléctrico.

¿Para qué sirve el ICP?

El objetivo principal del ICP es controlar la potencia eléctrica que consume la vivienda. Esta función la hace por dos motivos:

  1. Por seguridad: para evitar sobrecargas de potencia y cortocircuitos en la instalación eléctrica del inmueble.
  2. Por contrato: para que el cliente no consuma más potencia de la que tiene contratada con la comercializadora.

 

¿Dónde está el ICP?

Generalmente, el Interruptor de Control de Potencia se encuentra ubicado en el cuadro eléctrico, que suele estar en la entrada de la casa.

Esta palanca debe estar separada de los demás interruptores del cuadro eléctrico. De hecho, en algunas instalaciones antiguas ni siquiera está dentro del cuadro, sino que se encuentra ubicado al lado del contador.

Además, el ICP está sellado bajo protección. De esta forma, la distribuidora evita la manipulación o puenteo del interruptor por parte del cliente, tanto por su seguridad como por la de la vivienda y por el propio interés de la compañía.

¿Cómo funciona el ICP?

El ICP sólo actúa sobre un único cable, la fase. En caso de que el interruptor detecte una entrada de corriente eléctrica mayor a la permitida (la potencia contratada), saltará la palanca cortando el suministro momentáneamente.

Esto sucede porque estamos conectando demasiados electrodomésticos a la vez, los cuales demandan una cantidad de energía superior a la que tiene acceso la vivienda.

El ICP es capaz de controlar este flujo de corriente porque se programa para que reconozca determinados umbrales de potencia. Para ello, cada ICP tiene un amperaje (A) determinado que se ajusta a la potencia contratada por el cliente. También es posible que el ICP salte porque reconozca que hay un electrodoméstico que no funciona correctamente.

¿Quién instala el ICP?

El ICP debe ser instalado por la distribuidora eléctrica. Recuerda que la distribuidora de luz no se elige, sino que está asignada en función de la zona geográfica en la que se encuentre la vivienda.

En todos los casos, la comercializadora de luz que elijas será la encargada de comunicarle que debe instalar o modificar el ICP del inmueble donde está contratado el suministro.

Cuál es tu distribuidora eléctricaSi quieres saber cuál es tu distribuidora eléctrica puedes consultar este mapa interactivo, revisar tu factura de la luz o llamarnos al 91 198 10 07 para que te ayudemos a encontrarla.

La instalación del ICP como tal tiene lugar durante la instalación del cableado eléctrico de la vivienda. En este momento, un instalador autorizado debe colocar el Interruptor Controlador de Potencia en su lugar.

Más adelante, con cada nuevo contrato de la luz te pedirán el tipo de potencia contratada que quieres para tu vivienda. Si realizas una modificación de tu potencia eléctrica, entonces un técnico de la distribuidora acudirá a tu domicilio para revisar el correcto funcionamiento del ICP e instalar uno nuevo de más amperaje en caso de que sea necesario.

¿Qué hacer si salta el ICP?

Si el ICP salta por un exceso de consumo de potencia, el remedio es tan sencillo como desconectar los aparatos que tenías en funcionamiento, volver a subir el interruptor y utilizar los electrodomésticos poco a poco esta vez.

Nunca debes tocar ningún interruptor del cuadro eléctrico con las manos mojadas. Además, evita estar descalzo cuando vayas a volver a conectar el ICP.

Si el ICP continúa saltando pueden estar sucediendo dos cosas:

  1. Que aún sean demasiados aparatos conectados para tu límite de potencia eléctrica
  2. Que alguno de tus electrodomésticos no esté funcionando correctamente y consuma más corriente de la necesaria

En este segundo caso, lo más probable es que el Interruptor Diferencial, el ID, también se haya bajado, ya que es el que detecta fugas de corriente, una de las consecuencias más comunes del fallo en electrodomésticos.

Aparte de la solución inmediata que tiene la bajada del ICP, si el interruptor salta continuamente es más que probable que la vivienda tenga menos potencia contratada de la que necesita. Y en este caso, la solución pasa por modificar la potencia contratada con la comercializadora.

Aumentar la potencia contratada

Aumentar la potencia contratada es la única forma de evitar que el ICP salte cada dos por tres mientras seguimos haciendo nuestra vida habitual -siempre con un consumo eficiente y responsable de la energía-. Pero, ¿es obligatorio subir la potencia contratada si el ICP salta a menudo?

Pues bien, como tal no es obligatorio, pero es recomendable por seguridad, ya que si el ICP salta constantemente puede poner en riesgo la estabilidad de la instalación, además de que se te puede estropear más de un electrodoméstico con los continuos cortes de corriente.

Para aumentar la potencia contratada de tu vivienda debes ponerte en contacto con tu comercializadora eléctrica y comunicarle a qué nueva potencia te quieres cambiar. Si no sabes cuánto debes subir, te recomendamos que utilices una calculadora de potencia eléctrica gratuita, que te dará una estimación de la potencia contratada que debes tener en casa según tus hábitos de consumo y tus electrodomésticos.

Recuerda que sólo puedes modificar tu potencia contratada una vez al año, así que debe estar lo más ajustada posible a lo que necesitas.

La nueva potencia a la que te cambies debe ser una de las potencias normalizadas que ya utilizan distribuidoras y comercializadoras eléctricas. Además de la nueva potencia que vas a contratar, necesitarás saber:

Aumentar la potencia contratada no es un trámite gratuito, ya que has de abonar determinados costes por el cambio.

  • Costes por subir la potencia contratada
  • Derechos de extensión: 17'37€/kW + IVA
  • Derechos de acceso: 19'70€/kW + IVA
  • Derechos de enganche: 9'04€/kW + IVA

Aparte de la limitación de poder hacer tan sólo un cambio en la potencia contratada por año, es importante que esté bien calculada porque estos derechos se abonan con cada modificación. Además, esta subida de potencia tiene un impacto directo en la factura eléctrica a través del término de potencia, que es un concepto fijo con el que se paga por la potencia contratada.

El importe del término de potencia se calcula multiplicando la potencia contratada por el precio del kWh y los días del periodo de facturación. De esta forma, al aumentar la potencia contratada, también incrementará el coste de la factura de la luz.

Reducir la potencia contratada

Por el mismo motivo por el que subir la potencia contratada engorda sí o sí la factura de la luz, reducir la potencia eléctrica es una de las formas más seguras de ahorrar en la factura de la luz.

En este caso, el hecho de que nunca te haya saltado el ICP es un buen indicador para saber si puedes bajar la potencia contratada. De igual forma, antes de proceder al cambio, te recomendamos que hagas el cálculo de la potencia eléctrica que necesitas.

Bajar sólo un punto de potencia es lo más habitual si tus necesidades de consumo no ha variado en exceso. De esta forma podrás ajustar el importe de tu factura de la luz sin ver mermadas tus comodidades en casa.

Recuerda que sólo puedes modificar la potencia contratada una vez al año. Si te pasas con la bajada, deberás aguantar la nueva situación hasta que se venza el plazo para volver a subirla, con los consiguientes costes que eso conlleva.

Para bajar la potencia contratada de tu vivienda debes ponerte en contacto con tu comercializadora de la luz y comunicarle cuál es la nueva potencia que quieres contratar. En este caso, la documentación que necesitas aportar es:

  • Nombre, apellidos y DNI del titular del contrato
  • Dirección del domicilio en el que está activado el suministro
  • Código Universal del Punto de Suministro o CUPS
  • Potencia contratada actual (puedes consultarla en tu factura de la luz)
  • Nueva potencia contratada a la que te quieres cambiar

Reducir la potencia contratada tampoco es un trámite gratuito, pero en este caso sólo deben abonarse los nuevos derechos de enganche (9'04€/kW + IVA). El bajo precio de la operación más el ahorro asegurado en las facturas hacen que merezca la pena recalcular el consumo eléctrico de la casa para ajustar la potencia eléctrica al máximo.

 

LE AYUDAMOS A DAR DE ALTA LA LUZ EN SU VIVIENDA O LOCAL