Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Factura de luz excesiva

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

El hecho de pagar una factura de luz con un importe excesivo, es algo muy corriente en los clientes de suministros eléctricos. La mayoría de las veces debido a un error de la comercializadora pero para que esto no ocurra, el cliente debe estar atento al importe de su factura para no tener problemas a la hora de reclamar.

¿Qué pago en la factura de luz?

La factura de luz está compuesta de tres apartados: el término de potencia, el término de energía y los impuestos o servicios. El término de potencia es un importe que será fijo, o sea, el importe que habrá que pagar será el mismo ya que el cálculo no cambia. Este cálculo se hace multiplicando el número de kW de potencia contratada por el precio del kW contratado en la tarifa. Luego, se encuentra el término de energía que se calcula a través de la energía consumida en el periodo de facturación y del precio del kWh. Y por último, se encuentran los impuestos y servicios que son cobros relacionados con impuestos y con servicios contratados por el cliente, en los que se encuentran, por ejemplo, el alquiler de los contadores, el impuesto de la electricidad por el Gobierno, los servicios contratados por el cliente, los descuentos mediante las ofertas que el cliente tiene y el IVA que se añade al importe final del recibo eléctrico.

Motivos de una factura de luz excesiva

En primer lugar, se debe tener en cuenta la época del año ya que, por ejemplo en invierno se consume más a causa de la calefacción y de las pocas horas de luz solar, o comprobar que, por distintas circunstancias, el cliente no haya consumido más de lo habitual.

En segundo lugar, el hecho de pagar una factura de luz a mayor precio que antes puede ser debido a la finalización de una oferta obtenida con la comercializadora y al finalizarse, se impone la tarificación normal, detalle que queda reflejado en la factura.

En tercer lugar, puede ser debido a un error cometido por la comercializadora que a la hora de realizar la lectura del contador lo haya hecho erróneamente y, por consiguiente, la factura no refleja el consumo real del cliente.

Qué hacer si pago mucha luz

Primero, estar seguro de que si se trata de un error de la comercializadora, el cliente tiene que contactar lo antes posible para conocer el problema o el origen del error.

Segundo, en el caso de que se haya finalizado la oferta de la tarifa, el cliente puede cambiar de tarifa en el momento que lo desee y de manera gratuita, por lo que, puede comparar las diferentes tarifas que la comercializadora dispone según el consumo realizado.

Y en tercer lugar, si el cliente no está satisfecho con la comercializadora puede cambiar de comercializadora cuando quiera sin tener que pagar costes por ello.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar