pixel Facebook

Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

¿Merece la pena la discriminación horaria?

Una de las formas más comunes de ahorrar en la factura de luz es cambiándose a una tarifa con discriminación horaria. Se conoce, la tarifa de discriminación horaria como la antigua tarifa nocturna.

Lo que le caracteriza a la tarifa de discriminación horaria es que no es el mismo precio del kWh a todas horas. Lo establece esta tarifa es que cada tramo de horas, también se pude denominar periodos, tienen un precio diferente.

Con esta diferenciación en los periodos de discriminación horaria, se puede ajustar el máximo consumo en el hogar a los periodos más baratos. Este es el al periodo valle.

Dependiendo de la potencia contratada en el hogar de pueden ajustar dos o tres periodos. Si tiene menos de 15 kW se puede elegir entre dos periodos: punta y valle, o tres periodos: punta, valle y supervalle. En el caso de potencias eléctricas mayores de 15kW no se tiene opción a tarifas sin discriminación y se aplican los periodos: punta, llano y valle.

Consumo para discriminación horaria

Para ahorrar con las tarifas con discriminación horaria se deben cambiar los hábitos de consumo eléctrico para así ajustar la mayor parte del consumo a los periodos más barato.

En primer lugar los periodos que se establecen los siguientes. El periodo valle, este es más económico que hay. Por lo que el mayor consumo de los electrodomésticos se debería realizar en este tramo horario, ya que el precio es más barato. Es en este periodo donde se produce el ahorro de la factura de la luz y se rentabiliza el tener contratada la discriminación horaria.

Las horas varían en verano y en invierno. En verano las horas del periodo valle son de 23:00 h a 14:00 h y en inverno de 22:00 h a 12:00 h.

En segundo lugar el periodo punta es donde el precio es más caro, por lo que se recomienda no realizar un gran consumo en esas horas, ya que la factura puede aumentar hasta un 20% si se realiza el mayor consumo en este periodo. Este periodo está destinado a tener un consumo mínimo. Es perfecto para familias que están todo el día fuera del hogar.

Las horas de este periodo también varían en invierno y verano. En invierno las horas del periodo punta son 12:00h a 22:00 h y en verano las horas son desde 13:00 h a 23:00 h.

Por último en el caso de que sea una tarifa con discriminación horaria supervalle (tres periodos) las horas son las siguientes.

Primer periodo de 13:00h a 23:00 h, segundo periodo de 23:00h a 01:00h y luego de 7:00h a 13:00h y el tercer periodo de 01:00h a 07:00h.

Se calcula que para que sea rentable la discriminación horaria hay que consumir más del 30% en el periodo valle que es el más barato. A partir de tener más del 30% del consumo en este periodo ya ahorra contratando tarifa con discriminación horaria.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar