Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Diez formas de ahorrar en energía en casa

call-tarifasgasluz

Pagar menos siempre es mejor. Vamos a aprender aquí algunos trucos para ahorrar un dinero en las facturas de luz y gas

Existen varias formas con las que hacer más ligeras las facturas de energía, y no todas ellas son muy conocidas por la mayoría de la gente:


LUZ

Apagar luces que no vayan a usarse

Parece una solución muy simple, pero es cierto. Muchas familias se dejan encendidas luces en distintas habitaciones de la casa en las que no hay nadie. O dejan la televisión encendida durante horas aunque no haya nadie mirándola. Esto son kilovatios hora (kWh) que se están malgastando. No cuesta nada apagar una luz cuando se sale y no se va a volver en un buen rato, y repercutirá en un ahorro en la factura. Huelga decir que las bombillas, si son de bajo consumo, tanto mejor.

Es bueno también tener en cuenta que todo es un gasto: los pequeños diodos LED que forman parte de muchos aparatos (como el rojo de la televisión o los pequeños verdes del router de internet) consumen igualmente. Poco, porque no son artilugios que consuman en exceso, pero gastan al fin y al cabo.

Los cargadores de móviles, ordenadores y similares también son un gasto. Si el aparato no está cargando, lo mejor es desconectarlo para que no esté gastando electricidad inútilmente y no suponga un sobre coste en la factura eléctrica.

Usar la superficie imprescindible en la vitrocerámica

Si cocinamos con luz es importante emplear el fogón que mejor se adapte al tamaño de la cazuela o sartén que estemos usando. Si escogemos uno más grande, todo lo que sobra por los lados es calor que se está perdiendo y por lo tanto, malgastando. Es dinero que podría estar ahorrando en su factura de electricidad.

Es sorprendente, pero el ahorro de una simple cocción de aproximadamente diez minutos puede suponer una diferencia de hasta el 28% de consumo en comparación.

Aplicar una tarifa con discriminación horaria

Si gran parte de nuestro consumo se hace por la noche, como a partir de las once de la noche en verano y de las diez de la noche en invierno seguramente nos convenga contratar una tarifa con discriminación horaria, más conocida como tarifa nocturna.

Esto quiere decir que entre esas horas el kilovatio hora de luz se paga a un precio muy inferior al normal. Eso sí, en las horas del día el precio es más elevado que el básico, pero al haber menos consumo durante ese tramo el ahorro debería ser sustancial.

Las tarificaciones nocturnas se recomiendan sobre todo a casas que empleen acumuladores de calor eléctricos que deban estar toda la noche conectados. También puede venir bien si somos capaces de cambiar nuestros hábitos y adaptar el consumo a esas horas más baratas por la noche. Lavar la ropa, los platos o cocinar son tareas que podríamos intentar realizar a otras horas para intentar ahorrar un dinero en la factura.

Reducir la potencia de la luz

En ocasiones, la potencia contratada en casa es excesiva para los electrodomésticos que en verdad se van a conectar a la vez. Es decir, que podemos reducir los kilovatios que hay contratados sin peligro de que nos salten los plomos y nos quedemos sin luz.

Es recomendable que un electricista revise la instalación y nos recomiende él la mejor potencia para nuestra casa. Bajar la potencia tiene un coste de tan solo 10,93€, IVA incluido, que se abona por los derechos de enganche.

Solo se puede cambiar de potencia una vez al año, hay que estar seguros de que la nueva es la potencia que necesitamos porque sino saltará el Interruptor de Control de Potencia (ICP).

La rebaja en la factura de la luz tal vez no sea excesiva, pero si la combinamos con una mejora en la tarifa seguramente se note de forma considerable.

Cambiar de compañía para tener una tarifa más barata

Es una muy buena opción entrar en algún comparador de tarifas de luz para examinar cuáles son las compañías que hacen el mejor precio y acogernos a ella.

Los cambios de compañía son además trámites completamente gratuitos y en ningún momento implica que se vaya a cortar la luz, simplemente la factura llegará de otra compañía. Y hay que recordar que la calidad del suministro será siempre la misma, porque la compañía distribuidora está asignada por ley y por tanto es inamovible.

GAS

Regular la temperatura correctamente

La calefacción de gas natural es precisamente lo que más gasto hace en una casa. Para ahorrar todo lo posible es conveniente saber las consideradas “temperaturas ideales” tanto para invierno como para verano. En invierno, se considera que la mejor temperatura es de 21 grados, mientras que en verano están aceptados como más aptos unos 26 grados, siempre que hablemos del aire acondicionado.

El calor excesivo en invierno, entonces, no es tan positivo. Cómodo, tal vez, pero más caro de lo que debería. Se calcula que el ahorro es aproximadamente del… ¡7%!, si solo se baja un grado de la temperatura que hay puesta en ese momento.

Además es una buena idea no encender todos los radiadores a la vez, sino si es posible encenderlos solo en las habitaciones en las que haya gente o que más se usen.

Utilizar un dispositivo automático

Si pasamos mucho tiempo fuera de casa pero tenemos horarios fijos es buena idea tener algún tipo de aparato temporizador, que pueda bajar la temperatura mientras estamos fuera y la suba poco antes de llegar para encontrarnos la casa caldeada sin necesidad de haber gastado una gran cantidad de dinero en la calefacción.

El problema puede estar en que nuestro horario no sea regular, existen también los termostatos inteligentes que permiten ajustar la temperatura dentro de la casa de forma independiente después de una semana de uso.

Revisar los aislamientos de la casa

Es posible que la casa no conserve bien el calor porque no tenga un buen aislante térmico. En este caso lo mejor es revisar en qué estado se encuentran estos elementos, para no tener que poner más alta la calefacción y gastar más gas natural.

Los malos aislamientos provocan la pérdida de al menos un 15% del calor. En estos casos, es preferible contactar con alguien que nos proporcione un mejor aislamiento para no perder el calor o incluso podemos utilizar sistemas tradicionales para mantener la temperatura deseada.

Es cierto que el gas natural es la energía más barata hoy por hoy, pero aún así lo mejor es consumir lo menos posible para que la factura sea igualmente pequeña.

Comparar tarifas para escoger la más económica

Al igual que con la luz, podemos sondear el mercado para ver qué compañías de gas ofrecen las mejores tarifas para poder ahorrar todo lo posible. En este caso lo mejor es recurrir a un comparador de tarifas de gas como este:

No está de más recordar que no solo el precio es importante, también podemos considerar otras opciones como los posibles servicios técnicos que se nos ofrezcan junto al gas, que puede que a medio plazo haga que sea hasta más barato.

Practicar la cocina económica

Cocinar con gas es más económico y hasta más sencillo. Y hay algunos trucos, llamados cocina económica, que pueden ayudarnos a ahorrar. Por ejemplo, antes de poner la cacerola con agua para hervir podemos utilizar un hervidor eléctrico que ponga la temperatura cerca del punto de ebullición.

Por otra parte, también con el agua y con caldos en general, recordemos que utilizar una tapadera reducirá el tiempo de cocción a la cuarta parte.

LUZ Y GAS

Unificar luz y gas en una misma factura

Con bastante frecuencia se suelen encontrar buenas ofertas uniendo en una sola factura los recibos de luz y gas. A las compañías les gusta hacer lo que se llama un contrato dual que combine ambas cosas, con lo que suelen beneficiar con descuentos a los clientes que lo hacen.

Los descuentos se pueden encontrar en cualquier parte de la factura, a veces en los términos fijos o de potencia y en otras en los términos variables o de consumo. Los servicios técnicos que puedan incluir también abarcan ambas energías, tanto luz como gas, y suelen incluir también descuentos apetecibles.

Comparar para encontrar la más económica

Al igual que por separado podemos emplear un comparador de tarifas de luz y gas para encontrar qué empresa en el mercado nos hace la oferta más interesante para nuestras condiciones.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar

Autor de la página web Alberto de la Cruz es experto en mercados eléctricos y de gas natural.