Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Dar de alta la luz en una casa vieja

call-tarifasgasluz
Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
Cómo dar de alta la luz en una casa vieja

Mudarte a una casa que en el pasado que ya ha tenido suministro eléctrico supone lo mismo que trasladarte a una casa recién construida: tienes que contratar la luz por completo.

Dar de alta la luz es el paso indispensable si quieres comenzar a tener electricidad en casa.Bien sea porque te mudas a una casa nueva o si te trasladas a una casa antigua, es imprescindible que realices el trámite de alta de la luz para poder disfrutar del suministro eléctrico.


¿En qué consiste dar de alta la luz?

En primer lugar debes saber que dar de alta la luz significa reimplantar el suministro eléctrico en una vivienda tras haber sido dado de baja. Es decir, si en tu caso te has mudado a otro domicilio pero el contrato de la luz sigue vigente con el propietario o inquilino anterior, sólo debes hacer un cambio de titularidad del contrato de la luz.

Para dar de alta la luz en una vivienda antigua, debes realizar dos trámites:

  1. Contratar el acceso a la red con la compañía distribuidora.
  2. Hacer un contrato de suministro eléctrico con la comercializadora de luz.

Y es que desde la liberalización del mercado eléctrico en 2009, las distribuidoras y las comercializadoras se encargan, cada una, de una tarea específica dentro del servicio. Las primeras, las distribuidoras, son las que se encargan de generar la luz, de la infraestructura energética y de hacer que el sistema funcione. Las comercializadoras, por su parte, son las que tratan con el consumidor y le venden la energía.

De cualquier forma, no te preocupes, tú sólo tendrás que hacer una llamada para dar de alta la luz. Cuando contactes con la comercializadora que has elegido, ella será la que se encargue de contactar con la distribuidora para que active el suministro eléctrico en tu vivienda. Como la distribuidora no la puedes elegir –hay una distribuidora eléctrica por zona geográfica asignada por el Gobierno-, la comercializadora ya sabe a cuál de ellas debe dirigirse.

¿Cómo dar de alta la luz?

Para dar de alta la luz en una casa es suficiente con contactar con la comercializadora que nos interese. Recuerda que cada una tiene distintas ofertas y tarifas eléctricas que se ajustan mejor o peor a tus necesidades. Ten en cuenta que si tu decisión es acogerte al mercado regulado de electricidad, debes contactar con las compañías específicas que trabajan en este sector, las Comercializadoras de Referencia.

Si aún no has dado de alta tu suministro de luz y no sabes qué tarifa de luz y qué compañía eléctrica es más barata en tu caso, te recomendamos que utilices un comparador energético que te ayude a decidir.

Una vez hayas elegido tu tarifa, llama al teléfono gratuito de tu comercializadora e infórmale de que quieres dar de alta la luz en una vivienda que ya contaba con suministro anteriormente. Recuerda tener a mano alguna factura de la luz antigua para consultar los datos que te pudieran pedir.

¿Cuánto tardan en dar de alta la luz?

Normalmente, el proceso de alta de luz tarda de 5 a 7 días hábiles, y depende de la distribuidora eléctrica de tu zona, no de la comercializadora.

La distribuidora es quien tiene que comprobar si el contador eléctrico está en funcionamiento y enviar a un técnico en caso de que haya que desprecintarlo, cambiarlo o instalarlo.

El cliente no tiene que pagar nada al técnico que vaya hasta la vivienda para hacer sus comprobaciones. Será en la primera factura donde se detallen los costes de instalación. A partir de ahí, en cada factura de la luz se incluirá el alquiler del contador eléctrico, que se abona a la distribuidora, quien se hace cargo de su instalación y mantenimiento.

¿Qué hace falta para dar de alta la luz?

Tanto si necesitas dar de alta la luz en una casa vieja como si te mudas a una vivienda recién construida, el proceso es muy parecido. Sin embargo, tratándose de una casa vieja que ya ha tenido un contrato de luz con anterioridad, la documentación que necesitas aportar es diferente. No son datos extraños, pero conviene que los tengas a mano en el momento de la llamada:

  • Nombre, apellidos y DNI del que va a ser el titular del contrato
  • Dirección de la vivienda donde se va a dar de alta el suministro
  • Código CUPS o Código Universal del Punto de Suministro
  • Tipo de potencia eléctrica normalizada que se va a contratar
  • Número de cuenta donde realizar el cobro de las facturas

Además, al ser una casa vieja, debes comprobar si el boletín eléctrico de la vivienda tiene más de 20 años. En tal caso, deberás encargar un boletín eléctrico nuevo que acredite que la instalación eléctrica de la casa se encuentra en buen estado.

Puedes hacerlo a través de tu distribuidora, que enviará un técnico, o directamente con una compañía de electricistas autorizada. Si vives en Cataluña, necesitarás también el Boletín Azul.

Cómo calcular la potencia eléctrica de la casa

Lo más probable es que si acabas de llegar de nuevas a una casa, no tengas muy claro qué potencia eléctrica necesitas contratar.

La potencia eléctrica de tu vivienda es la capacidad que tiene para que puedas enchufar y conectar múltiples electrodomésticos. Así, la potencia que necesitas dependerá en gran medida de la cantidad de aparatos eléctricos que tengas en casa. Para saber qué potencia eléctrica necesitas puedes hacer tres cosas:

  1. Comprobar uno a uno los electrodomésticos para saber cuánta energía consumen y calcular a mano cuánta potencia necesitarías para enchufarlos juntos según tus necesidades.
  2. Utilizar una calculadora de potencia eléctrica, que con unos pocos datos sobre tu vivienda te dará una estimación de la potencia que necesitas.
  3. Contactar con un electricista experto que te indique cuál es la potencia más adecuada para tu vivienda.

En cualquier caso, siempre puedes contratar una potencia media y ajustarla más adelante, cuando hayas comprobado con tu propia experiencia si es la que mejor te va. Teniendo en cuenta que cada vez utilizamos más aparatos eléctricos para hacer de todo, quedarse cortos en la potencia contratada hará que te salten los plomos, o lo que es lo mismo, el limitador de potencia eléctrica.

El mínimo recomendable es de 3.45kW, ya que en una vivienda normal hay electrodomésticos como la nevera que están continuamente enchufados. Si tienes calefacción o aire acondicionado, necesitarás algo más de potencia por la misma razón. Aquí te dejamos una tabla orientativa para que te sirva de guía a la hora de realizar el cálculo:

Tipo de vivienda Potencia contratada recomendable
Estudio sin climatización 2.3kW
Apartamento pequeño, sin climatización y con pequeños electrodomésticos 3.45kW
Apartamento medio, con climatización en algunas estancias y pequeños electrodomésticos 4.6kW
Apartamento medio con climatización y electrodomésticos de mayor gasto (horno, secadora) 5.75kW
Apartamentos medios/grandes con climatización y gran uso de electrodomésticos Más de 6kW
Viviendas grandes con climatización y sistemas eléctricos grandes (garaje, congelador) Hasta 10kW

¿Cuánto cuesta dar de alta la luz?

Dar de alta el suministro eléctrico no es gratis, pero depende en gran medida de la potencia eléctrica que hayamos contratado. Este coste va siempre incluido en la primera factura a partir de la contratación del servicio y se divide en tres partidas:

  1. Derechos de extensión: 17.374714 €/kW + IVA
  2. Derechos de acceso: 19.703137 €/kW + IVA
  3. Derechos de enganche: 9.044760 € + IVA

Las dos primeras partidas corresponden al precio por extensión y acceso por cada uno de los kilovatios (kW) de la potencia contratada. En total, el precio de alta de luz para cada potencia eléctrica sería de:

Potencia Precio de alta sin IVA Precio de alta con IVA
3.45kW 136,93€ 165,68€
4.6kW 179,56€ 217,27€
5.75kW 222,19€ 268,85€
6.9kW 264,82€ 320,43€
8.05kW 307,45€ 372,02€
9.2kW 350,08€ 423,60€

Si la baja del suministro anterior se produjo hace menos de tres años, el nuevo propietario conserva los derechos de extensión, por lo que el importe se reduce considerablemente.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar