Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Ahorrar en energía

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
ahorrar portada

Una de las principales preocupaciones de una casa siempre ha sido el ahorro. Y ahora con la crisis lo es más que nunca. Así que vamos a dar una serie de consejos para ahorrar en cualquiera que sea la energía que se utilice en casa


Ahorrar con la luz

La electricidad sigue siendo la energía más utilizada en todos los hogares españoles. Sirve prácticamente para todo: la nevera, el horno, la televisión, las lámparas... Por eso la factura de la luz es siempre la más dolorosa de pagar. Vamos a ver unos consejos para que sea un poco menos dura.

Conocer bien la potencia necesaria

La potencia contratada que tenemos en casa no es más que la cantidad de kilovatios que podemos tener conectados a la vez. Esto determina la cantidad máxima de electrodomésticos que podríamos usar al mismo tiempo. A más potencia, más electrodomésticos y, obviamente, más dinero en la factura. Y viceversa, claro. Con menos potencia pagaremos menos pero nos saltarán los plomos. En este gráfico podemos ver bien lo que nos ahorraríamos en potencia si la bajamos (estimamos un precio de kilovatio al día de 0'115187€).

 

Mejorar la eficiencia de los electrodomésticos

Como es sabido, prácticamente ningún electrodoméstico funciona al 100% de su capacidad. Por lo tanto si queremos que se desperdicie la menor cantidad posible de energía y por lo tanto redunde en nuestro ahorro lo mejor es renovar, si podemos, los electrodomésticos y hacernos de algunos que en la etiqueta pongan que tienen una eficiencia A+. Y cuantos más símbolos "+" tengan, mejor. Más eficientes, de hecho cada símbolo mejora la eficiencia del anterior en un 20%.

 

Escoger una buena tarifa de luz

Otra buena opción para ahorrar es cambiando de tarifa de luz. Posiblemente si no hemos cambiado nunca de tarifa, no estará actualizada y tendrá un precio del kilovatio hora bastante alto. Lo mejor entonces es acudir a un comparador de tarifas de luz que nos oriente de todas las ofertas del mercado y que nos asista para saber cuál es la más conveniente para nuestras necesidades.

El mercado libre de luz está lleno de ofertas, promociones y tarifas que con asiduidad superan a los precios del mercado regulado, por lo que es un opción que deberíamos tener en cuenta si nos decidimos a cambiar de comercializadora de luz.

Discriminación horaria

Otra forma de ahorrar en la factura de la luz es contratando la discriminación horaria. Esto quiere decir que a lo largo del día tendremos dos o tres períodos de consumo, llamados punta, valle y supervalle en el caso de las tres franjas, en las que el precio del kilovatio hora es diferente.

Es importante no confundir la discriminación horaria con la tarifa de luz por horas que se aplica si formas parte del mercado regulado. Existen varias diferencias entre una y otra tarifa:

DISCRIMINACIÓN HORARIA TARIFA DE LUZ POR HORAS
Dos o tres períodos de facturación (punta-valle-supervalle) 24 precios al día (uno por hora)
Disponible en mercado libre y regulado Solo disponible en el mercado regulado
Precio del kWh fijo durante meses Precios de kWh variables cada día
Los períodos dependen del horario de verano/invierno Los precios cambian cada día (incluso teniendo DH)

Cabe remarcar que no es incompatible tener ambas tarificaciones contratadas a la vez. Estos son los horarios en los que funciona la discriminación horaria:

Franjas de la discriminación horaria (DH)
 
 
 

Ahorrar con el gas natural

Partamos de la base de que el gas natural es la fuente de energía más económica hoy por hoy en España. Pese a los múltiples usos que tiene, de forma general solo se utiliza para tres cosas: para el agua caliente sanitaria, para la cocina y para la calefacción de gas. Por supuesto, hay trucos y maneras de hacer que la factura nos resulte más económica.

Mejorar el aislamiento de la vivienda

ahorrar burlete

Un burlete de cepillo

Una casa que no pierde calor necesita tener menos tiempo encendida la calefacción. Por lo tanto, menos se gasta y más se ahorra en la factura del gas. Si tienes gas en casa mira bien que todas las juntas de silicona estén en buenas condiciones, por ejemplo. Y si puedes compra burletes, son una gran forma de evitar que el calor escape por debajo de las puertas.

Si en tu casa hay calefacción central con regulador propio intenta no ventilar en las horas en las que está encendida, de esa forma el calor se mantendrá por más tiempo y repercute en un ahorro también.

Regular la temperatura justa

Tan sencillo como hacer caso a las célebres recomendaciones de temperatura que se han escuchado por doquier. Por mucho frío que haga no es buena idea poner la calefacción a 30 ni ducharse con el agua a 40oC.

Lo mejor es que en invierno tengamos la calefacción a unos 26oC y el agua es recomendable que esté un poco más fresca que nuestra temperatura corporal, a unos 32-33oC. Obviamente no vamos a entrar con el termómetro a la ducha, pero con que no nos queme el agua en la piel ya sabemos que es buena temperatura para ahorrar.

Actualmente se pueden encontrar también alcachofas de ducha con LEDs de colores que iluminan el agua según lo fría o caliente que esté. Son una buena opción si queremos hacernos una idea de a qué temperatura nos tenemos que duchar. Por hacer el resumen, si sale azul estará perfecta.

ahorrar agua caliente

Escoger una buena tarifa

Al igual que el de la luz, el mercado del gas natural se liberalizó hace ya unos años así que los consumidores pueden elegir libremente si quieren atenerse a las tarificaciones del mercado regulado (la conocida como Tarifa de Último Recurso de gas o TUR) o bien cambiar al mercado libre.

En el mercado libre las comercializadoras tiene plena libertad para ofrecer a los usuarios descuentos, tarifas propias y servicios varios que pueden resultar en grandes ahorros. Por lo tanto lo mejor será acudir a un comparador de tarifas de gas natural para que nos asesoren sobre todas las ofertas que podemos encontrar en el mercado libre y nos ayuden a escoger la que mejores condiciones nos ofrezca.

 

Usar reguladores

Si todo lo demás falla, existen en el mercado algunos aparatos que nos permiten encender y apagar la calefacción de forma automática cuando estamos fuera de casa. Es decir que podemos programar el encendido de la calefacción para diez minutos antes de nuestra prevista vuelta a casa si tenemos un horario más o menos regular. Y lo mismo para apagarla.

También funcionan como reguladores de temperatura y así no pasarnos nunca de la que técnicamente nos permite mantener la casa cálida pero sin gastar en exceso: tener la temperatura por encima de los 26 grados en invierno ya es gastar de más en casa, según los últimos estudios.

Ahorrar con los gases licuados del petróleo (GLP)

Aunque el gas natural vaya ganando terreno a pasos agigantados por su economía y limpieza en comparación, los gases licuados del petróleo (propano y butano), también conocidos como GLP, siguen siendo muy usados por todo el territorio español.

También influye el que las redes de distribución del gas natural no llegan aún a toda España, así que en estos sitios es también necesario buscar sistemas alternativos. Y los GLP son la mejor opción en estos casos. Vamos a ver cómo podemos ahorrar en su uso.

Cambiar la bombona de butano o propano

La forma más común de tener GLP en casa es con bombonas de las clásicas, de las naranjas. Es posible que haya nuevas alternativas a las bombonas de butano o propano como el gas natural, un suministro ininterrumpido y que es más económico que estas dos energías.

Mantener la bombona en posición vertical

Si evitamos tener la bombona tumbada el gas no se quedará acumulado en un lateral, que tiene mucha más superficie que el fondo y por tanto no se generará la misma cantidad de sedimento. La bombona entonces funcionará mejor, tendrá una vida útil más larga y perderá menos capacidad con cada rellenado, lo que se traduce en tener que cambiarla menos veces y por tanto ahorrar bastante. Así de sencillo.

Utilizar el gas para cocina y no calefacción cuando quede poco

ahorrar cocina

Es obvio que en cualquier casa lo que más combustible gasta es la calefacción. Calentar agua para mantener a una temperatura adecuada varios radiadores es una tarea que requiere mucho calor. Por lo tanto, si queremos ahorrar dinero y tenemos un calentador que funciona con bombonas, no es mala idea pensar en no usar la calefacción cuando quede poco gas.

Por supuesto esto es algo que recomendamos hacer cuando no haga mucho frío, en cuyo caso lo primero es lo primero. Pero si podemos evitar usarla de seguro que un dinero nos ahorramos.

PROPANO

La dos formas en las que se presenta este gas lo han hecho muy popular en nuestro país: podemos tenerlo en bombonas o en depósitos grandes. Además tiene un buen poder calorífico. Con sus pegas, por supuesto, pero es una buena opción.

Si es precisamente lo que tienes en tu casa, entonces echa un vistazo a estos consejos que proponemos para ahorrar usando propano

Revisar la instalación

Las instalaciones se deterioran con el paso del tiempo y el uso, no es ningún secreto ni estamos diciendo nada raro. Y las posibles pequeñas fugas no solo son peligrosas sino que además nos hacen perder eficiencia energética y, por lo tanto, dinero.

Así que para poder ahorrar algo en la factura del propano es una buena idea invertir un poco en revisar y reparar nuestra instalación de gas: ahorro y seguridad de la mano nos parece un combo ganador.

Cerrar la llave de una habitación si no es necesario calentar

Parece una perogrullada pero si lo decimos es porque muchas familias no lo tienen en cuenta: si una habitación va a estar vacía, cierra la llave de paso de los radiadores.

ahorrar calefaccion

Es muy agradable tener toda la casa calentada a la misma temperatura y entrar en la habitación y notar que ya está caliente. Pero también es un gasto de energía que seguramente podrías suprimir con un sencillo gesto. Y cuando entres en la sala pues abres la llave y que se caliente en un par de minutos.

Negociar bien el precio en el contrato

No estamos queriendo decir con esto que tengamos que convertirnos en maestros del propano y expertos en negociación, pero sí que no aceptemos de entrada la oferta que nos haga la suministradora sino que busquemos un precio mejor.

COMPARAR PRECIOS ES IMPORTANTEExisten varias compañías que ofrecen propano, tanto en botella como a granel, así que investiga un poco y busca las mejores ofertas para tener argumentos cuando vayas a firmar un contrato de suministro

Esto es especialmente útil cuando disponemos de un depósito de propano, ya sea enterrado o aéreo, porque las cantidades del gas que se usan para rellenarlos suelen ser bastante grandes. Por lo tanto, teniendo en cuenta el tamaño de los depósitos, un buen precio es fundamental.

BUTANO

Pocas energías son tan conocidas como el butano. La célebre bombona naranja (sin franja negra, que esa es la del propano) ha sido parte fundamental de la vida de muchos españoles. Aún sigue en funcionamiento, por supuesto, sobre todo en cocinas y pequeñas estufas. Precisamente el mejor consejo que podemos dar acerca del butano se relaciona directamente con su mayor debilidad.

Guardar la bombona dentro de casa o a salvo del frío

ahorrar butano

El butano cristaliza a bajas temperaturas, es decir que cuanto más frío hace más butano se desperdicia. Y es más, al condensarse se deposita en el fondo y se pierde capacidad en la propia bombona, reduciendo considerablemente su vida útil.

La solución a este problema es guardar las bombonas en una zona de la casa que esté lo más aislada del frío dentro de lo posible. Gracias a esto haremos que la condensación sea menor y por lo tanto que el butano que haya dentro de la bombona se utilice durante mucho más tiempo. Ahorro inmediato: tardaremos más en cambiar la botella.

Ahorrar con el gasoil

El gasoil es una de las fuentes con más poder calorífico del mercado, lo que la convierte también en un buen método para calefactar la casa. No obstante, es una energía bastante contaminante y requiere de un buen mantenimiento por los residuos sólidos que se depositan al fondo del depósito. No obstante es una buena opción en zonas donde la distribución de bombonas o las redes de gas natural no alcancen fácilmente.

Comparar distribuidores

La mejor forma de ahorrar usando este combustible es revisando los precios de los principales suministradores de gasoil de España. Gracias a esto nos aseguraremos de tener la mejor oferta de entre todas las posibles.

Revisar la instalación (radiadores, calentador, etc.)

Al igual que ocurre con las instalaciones de gas, estas también se deterioran con el paso del tiempo por lo que hay que mantenerlas en buen estado para asegurarnos tanto que no habrá problemas de fugas como que la eficiencia no caiga mucho.

CUIDAR EL DEPÓSITOAdemás de las cañerías hay que tener cierto cuidado con el depósito, porque como se ha dicho antes el gasoil deja gran cantidad de sedimentos que irán reduciendo su capacidad poco a poco

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar

Autor de la página web Alberto de la Cruz es experto en mercados eléctricos y de gas natural.