Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Tarifas eléctricas para acumuladores

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

Si un usuario dispone de acumuladores eléctricos, puede deberse a que no tiene posibilidad de contratar el gas natural en la vivienda y por lo tanto necesita informarse sobre la tarifa más adecuada para dar de alta la luz.

El precio de la electricidad ha variado en los últimos años, obligando a los consumidores a buscar nuevas medidas de ahorro y por lo tanto a comparar entre tarifas para encontrar el precio más barato en el mercado.

Discriminación horaria para acumuladores

La discriminación horaria es una modalidad de tarifa eléctrica, que se caracteriza por tener un precio más barato en las horas nocturnas y uno más caro durante las horas diurnas. El cliente que esté interesado en ella puede contratar cualquiera de estas dos clases: 

 

  • La tarifa con discriminación horaria (2 periodos) que tiene dos franjas horarias que dividen el día y que son las siguientes:
    • La franja valle que es la más barata y está designada para la noche.
    • La franja punta que es la más cara y se destina para las horas del día.
  • La tarifa con discriminación horaria (3 periodos) habilita tres franjas horarias a lo largo del día y son las siguientes:
    • La franja supervalle que siempre es la más barata y está pensada para las horas de madrugada.
    • La franja valle que sigue siendo económica y se determina durante la noche.
    • La franja punta que es la más cara y representa las horas diurnas.

El consumidor que tenga acumuladores en su vivienda puede acogerse a este tipo de tarifa eléctrica, puesto que puede programar estos aparatos para almacenar toda la energía por la noche y emplear esa electricidad cuando el precio del kWh sea más caro.

Esta tarifa es recomendable para personas con hábitos de consumo muy controlados y que realmente pueden controlar el gasto eléctrico para rebajar la factura de la luz.

Tarifas eléctricas para ahorrar

Si la tarifa con discriminación horaria no le conviene porque no puede adaptar su consumo a las horas nocturnas, siempre puede recurrir a otro tipo de tarifas que le ofrezcan un precio económico y unas condiciones de contratación beneficiosas para su tipo de situación.

En estos casos, lo más recomendable es utilizar un comparador de tarifas eléctricas que le permite tener más información, no solo de la oferta que se puede contratar sino también de la comercializadora que la ofrece. El cliente debe buscar los siguientes aspectos en una tarifa para que ser realmente provechosa:

  • Encontrar el precio del kWh más bajo del mercado eléctrico.
  • Recomendable una tarifa de luz sin ningún tipo de permanencia.
  • Los descuentos aplicados deben ser indefinidos.

Una tarifa eléctrica con estas características puede ser tan rentable como una con discriminación horaria, sobre todo para aquellos que no pueden ajustar su consumo a unas determinadas horas del día y que solo disponen de calefacción eléctrica en su vivienda.

Calefacción eléctrica o de gas natural

La calefacción eléctrica requiere una potencia eléctrica muy elevada, sobre todo si se conectan varios electrodomésticos a la vez y el usuario no quiere que salte el Interruptor de Control de Potencia (ICP). Eso sin contar que el gas natural es la energía más económica si se compara con el gasóleo, el gas propano o incluso con la electricidad.

Algunas personas no pueden instalar gas natural en su vivienda, puesto que la red de distribución no está disponible por su zona y por lo tanto solo pueden buscar una mejor oferta eléctrica. Los usuarios que pueden instalar gas natural en su vivienda pueden hacerse una idea del ahorro en el siguiente cuadro: 

  • Tomando como referencia una vivienda con 70 metros cuadrados, donde habitan 3 personas y está situada en la zona sur de Madrid:
Tipo de vivienda Coste de electricidad Coste de gas natural Ahorro anual
Calefacción. 699,58€. 407,35€. 292,23€/año.
Calefacción y agua caliente. 1.101,61€ 607,81€ 493,79€/año.
Calefacción, cocina y agua caliente 1.758,25€ 873,28€ 884,97€/año.

 

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar