Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Tarifa de luz por horas

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

El nuevo sistema eléctrico toma como referencia el precio de la electricidad del mercado mayorista, que evalúa y cambia en función de la oferta y la demanda a cada hora. Esta información puede consultarse diariamente en la web de Red Eléctrica de España (REE).

Los precios de la luz dependen ahora tanto de la oferta como de la demanda, pagando el kilovatio hora (kWh) a un precio más elevado, justo en las horas donde hay una mayor demanda del mismo. Es importante además de favorable estar informado de los precios horarios y las tendencias semanales del coste de la luz. Esto permite consumir de forma inteligente y economizar en el precio de la factura eléctrica.

Contador digital de luz

Los nuevos contadores inteligentes permiten que la compañía eléctrica conozca el consumo de electricidad hora a hora. Actualmente, se está llevando a cabo una sustitución de esos contadores, que debe finalizarse antes del 31 de diciembre de 2018.

Pocos son los hogares que cuentan con un contador digital, puesto que aún tienen instalado uno analógico en la vivienda y no pueden acogerse a la tarifa por horas. En estos casos, se ha establecido un perfil de consumo medio que se aplica a la tarifa y permite tener un precio que se multiplique por el consumo en la factura de la luz.

Los usuarios que tengan un contador digital pueden contratar la tarifa de luz por horas, dado que el sistema operativo de telegestión permite un control del consumo en cada franja horaria y le permite modificar sus hábitos de consumo para adaptarlos y conseguir un mayor ahorro en luz.

Tarifas en el mercado eléctrico

La reforma eléctrica impuesta por el Ministerio de Industria entró en vigor el 1 de abril de 2014, permitiendo una variación en la fijación de precios eléctricos y ampliando el abanico de ofertas que el consumidor puede elegir a la hora de contratar la luz en una vivienda:

  • El Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) en el Mercado Regulado.

    • Conocida como la antigua Tarifa de Último Recurso (TUR), es una tarifa fijada trimestralmente por el Gobierno y a la que pueden acogerse los consumidores que tengan una potencia eléctrica inferior a 10 kilovatios (kW). Sólo pueden ofrecerla las compañías denominadas Comercializadoras de Referencia (COR).
  • La Tarifa Fija Anual en el Mercado Regulado.

    • No depende de la evolución en el mercado de la electricidad, por lo que las variaciones en el importe de su factura dependerán sólo del nivel de consumo. Con esta alternativa se sabe con antelación cual será el precio de la luz que va a pagar, pero puede resultar más cara e implica una penalización si quiere darse de baja antes de que finalice el año.
    • Están obligadas a ofertarlo como alternativa al PVPC todas las comercializadoras de referencia. El precio será fijado libremente por cada empresa comercializadora, pero con unas condiciones estándar:
      • No incluye otros productos o servicios adicionales.
      • El contrato tiene una duración de un año.
      • En el supuesto de rescisión anticipada del contrato hay un límite de penalización.
      • Sólo se renueva la oferta a voluntad del consumidor.
      • Aunque los consumidores pueden contratar un precio fijo no es muy recomendable. Seguramente paguen más de lo que consumen porque se le añade un plus de riesgo a la factura de la luz.
  • La Contratación Bilateral en el Mercado Libre.

    • El consumidor puede contratar el suministro de energía eléctrica con cualquier comercializadora en el mercado libre conforme al precio y las condiciones que en su caso pacten entre cliente y comercializador.
    • El precio de la electricidad es la única parte de la factura que depende de la opción de contratación que elija el consumidor.

Tarifa con discriminación horaria

La tarifa eléctrica con discriminación horaria ha reemplazado a la antigua tarifa nocturna, que está pensada para consumidores con cualquier tipo de potencia eléctrica y que puede contratarse tanto a través del mercado regulado como del libre. Además, tiene que instalar un contador digital en la vivienda, que permita distinguir en qué momento se realiza el consumo.

Establece precios diferentes en función del momento del día en que se hace el consumo eléctrico, y ello puede favorecer el ahorro, aunque debe tenerse en cuenta que también tiene inconvenientes por su alto precio en las horas centrales del día, justamente cuando el uso de electricidad es mayor.

Los consumidores deben ser prudentes con los horarios y procurar controlar el consumo en el periodo punta, ya que la factura de la luz puede incrementarse hasta un 20%. La modalidad de discriminación horaria en dos periodos tiene los siguientes tramos:

  • El periodo valle: es el momento en el que la luz es más barata.

  • El periodo punta: es justamente cuando el precio de la electricidad es más caro.

El consumidor debe tener en cuenta que estas franjas tienen un horario muy delimitado y se debe realizar todo el consumo en las horas más baratas del día. A continuación, se presenta el horario tanto para invierno como para verano, donde se señala la hora valle y la hora punta.

 
 
 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar