Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

¿Tarifa indexada o tarifa fija?

call-tarifasgasluz

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

El sistema eléctrico ofrece diferentes tipos de tarifas a los consumidores tanto domésticos como profesionales. La oferta que se deberá elegir dependerá de las necesidades del cliente, del tipo de suministro de luz que tenga y también del precio que se fije en esa tarifa. Entre las posibilidades de contratación se encuentran las siguientes:

  • Las tarifas fijas tienen un precio estable.
  • Las tarifas indexadas tienen un precio distinto para cada hora del día.

¿Qué es la tarifa indexada?

La tarifa indexada ofrece un precio establecido por el mercado mayorista, donde el consumidor pagará la energía al precio que se vende y solo abonará un margen de beneficio a la comercializadora con la que contrata.

La fijación del precio se marcará a través del Operador del Mercado Ibérico de electricidad (OMIE), que se encargará de detallar qué precio tendrá el suministro eléctrico en cada momento y el importe que el cliente tendrá que pagar por ese tipo de abastecimiento.

La comercializadora se encargará de realizar todas las gestiones precisas, que ayudarán en la compra de esta electricidad y el cliente solo tendrá que beneficiarse del ahorro que puede producir en su factura de luz. Este tipo de tarifa es recomendable para grandes empresas, dado que tiene un consumo muy elevado, aunque también está disponible para consumidores domésticos.

¿Cómo se estructuran los precios indexados?

Los precios indexados tienen una estructura similar a las tarifas fijas, no implicando una diferencia notable en el cliente y solo ofreciendo una desigualdad en el precio que paga cada cliente por el suministro eléctrico. La organización de cada uno de los conceptos de esta tarifa son los siguientes:

  • El término de potencia estará marcado por la [potencia eléctrica]( suscrita con la comercializadora y su precio estará fijado por el Boletín Oficial del Estado (BOE).
  • El término de energía/faq/factura/termino-consumo) será siempre la parte variable de la tarifa y aquella que el consumidor debe tener siempre en cuenta.
    • El coste de mercado será el precio al que el cliente pague la energía que haya consumido.
    • El margen de beneficio de la compañía será el importe que pagará por la gestión que realiza la comercializadora.
  • El impuesto eléctrico también estará añadido al precio que el usuario tendrá que pagar en los recibos de luz.
  • Deberán abonarse los sobrecostes de los desvíos cuando el cliente no se ajuste a la estimación de consumo que se ha previsto.

Todos estos conceptos son los que estructuran la tarifa indexada, detallando el consumo del cliente y permitiéndole elegir las horas donde la energía será más barata.

Diferencias entre las tarifas fijas y los precios indexados

Las tarifas fijas tienen una serie de ventajas para el consumidor al igual que los precios indexados. Sin embargo, estas dos modalidades de tarifa tienen varias diferencias entre sí, que se muestran en el siguiente cuadro explicativo:

  Tarifas indexadas Tarifas fijas
Diferencias
  • El consumidor paga el precio de la energía que consume a precio de mercado.
  • El usuario abonará un margen de beneficio por la gestión.  
  • Permite adaptar el consumo eléctrico. 
  • El precio que paga el consumidor es fijo y no dependerá del precio de venta de la energía.
  • Esta tarifa siempre incluye un margen de seguridad. 
  • El cliente puede realizar el gasto eléctrico a las horas que quiera.

Cambiar de precio fijo a precio indexado

Cualquier consumidor que quiera cambiarse de un precio fijo a uno indexado tendrá que ponerse en contacto con una comercializadora. Los datos que se deberán aportar si se trata de una empresa serán los siguientes:

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar