Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Reducir tarifa eléctrica

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

La rebaja de la tarifa eléctrica se conoce también como reducción de potencia contratada, caracterizándose por disminuir el término de potencia, y en algunos casos suponiendo un ahorro para el consumidor.

Algunos usuarios disponen de potencias demasiado elevadas para la cantidad de aparatos eléctricos que conectan en su vivienda. Un sistema que permite conocer si la potencia eléctrica es adecuada o no será el Interruptor de Control de potencia (ICP).

El ICP corta el suministro eléctrico cuando la potencia es sobrepasada por el cliente y solo vuelve cuando se desconecta alguno de esos aparatos eléctricos. Antes de plantearse una reducción de la tarifa eléctrica sería conveniente estimarla de cualquiera de estas maneras:

  • A través de un electricista autorizado que informe sobre la potencia básica para la vivienda.
  • Utilizando una calculadora de potencia que permitirá saber qué termino de potencia es el más adecuado.

Reducir la tarifa eléctrica para Bono Social

Las personas que estén acogidas al Bono Social tendrán que tener una potencia contratada inferior a 3 kilovatios (kW). La reducción en estos casos no es aconsejable puesto que podría ser insuficiente para conectar varios electrodomésticos a la vez.

Sin embargo, las personas que dispongan de un término de potencia superior a 3kW y quieran acogerse al Bono Social tendrán que solicitar una reducción dentro de las potencias normalizadas.

Cómo reducir la tarifa eléctrica

Los clientes que quieran reducir la tarifa eléctrica tendrán que contactar con su comercializadora o con una nueva compañía de luz que les facilite la tramitación del cambio de potencia. La disminución de la potencia eléctrica no impide poder contratar una tarifa que sea más barata en comparación con la actual.

Si se decide buscar también una tarifa más barata, se puede utilizar un comparador de luz, que ayude a buscar la mejor oferta. Independientemente de cuál sea la decisión del consumidor tendrá que facilitar los siguientes datos:

  • Datos personales del titular del suministro de electricidad.
  • Potencia eléctrica actual y a cuánto se quiere rebajar.
  • Disponer de una factura de luz a mano para facilitar los datos del abastecimiento.

Con todos estos datos, la comercializadora de luz podrá proceder a solicitar el cambio de potencia contratada, y que se efectuará en unos 10 o 15 días.

Precio por reducir la tarifa eléctrica

Reducir la tarifa eléctrica supone un coste para el consumidor, que se deberá pagar a la distribuidora de su zona, y no a la comercializadora que tiene contratada. Este importe se cobra por los servicios del técnico autorizado que cambiará el ICP del contador del usuario.

El precio por disminuir la potencia está fijado en 10 euros, independientemente de los saltos que se realicen, y se abonará en la siguiente factura del suministro eléctrico. Sin embargo, el aumento de potencia equivale a un importe de 60 euros y es conveniente que el cliente lo sepa por si más tarde tuviera que aumentarla.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar