Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Quitar discriminación horaria

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

La discriminación horaria es una modalidad de tarifa, que permite a los consumidores tener un precio más barato en las horas nocturnas frente a las diurnas y consigue un ahorro significativo en la factura de la luz.

Para contratar la discriminación horaria no se necesita una potencia mínima, sino que valdrá con la que esté actualmente contratada, a no ser que el término de potencia no esté dentro de las potencias normalizadas. El único cambio que se tendrá que realizar será en el contador, que pasará de ser analógico a digital y permitirá que se calcule cuánto se consume en cada franja horaria.

¿Conviene quitar la discriminación horaria?

La tarifa nocturna no siempre es la más conveniente para los consumidores, puesto que su precio varía entre las horas del día frente a las de la noche y podría suponer un gasto excesivo para el mismo si se emplea mal. En algunos casos, sería conveniente quitar la discriminación horaria y mantenerse en una tarifa normal, como son en los casos siguientes:

  • Las personas que no lleguen a consumir más de un 30% de electricidad por la noche.
  • Aquel consumidor que no pueda programar su consumo de luz en el horario nocturno.
  • Si en las horas del día es cuando se utilizan electrodomésticos como el horno, la vitrocerámica o cualquier tipo de aire acondicionado.
    • Estos aparatos consumen mucha energía en los hogares domésticos, razón por la que es preferible utilizarlos por la noche, sobre todo si se tiene una tarifa con discriminación horaria. Todas estas razones pueden ser válidas para decidir quitar la discriminación horaria, dado que no será rentable para el usuario y en vez de suponerle un ahorro podría ser un gasto añadido al elevado recibo eléctrico.

¿Cómo quitar la discriminación horaria?

El cliente que quiera quitar la discriminación horaria podrá hacerlo llamando a su comercializadora actual. Sin embargo, siempre que se efectúa un cambio en el suministro eléctrico, se recomienda buscar una nueva tarifa que sea adecuada para sus necesidades.

En este sentido, la utilización de un comparador de tarifas eléctricas debería ayudarle no solo a buscar la mejor oferta, sino también a determinar qué condiciones de contratación son las que presentan las compañías de luz y cuáles de ellas serán las más ventajosas en ese momento.

Hay que fijarse dónde se aplica el descuento, si en el término de consumo o en el de potencia y si está ligado a algún servicio de mantenimiento obligatorio. Una vez decidida la nueva tarifa que se quiere contratar, solo tendrá que llamar a la comercializadora y facilitar los datos que se citan a continuación:

Contador sin discriminación horaria

Si un consumidor contrata la tarifa con discriminación horaria cambiará su contador de analógico a digital, dado que tendrá que computar cuánta energía se consume por la noche y cuánta por el día. Este cambio se realiza nada más contratar la tarifa con la comercializadora y será la distribuidora de su zona quien se encargue de ello.

Al quitar la discriminación horaria, el cliente mantendrá el contador digital que se le instaló en su momento, dado que todos los usuarios de electricidad deberán tener uno antes del 31 de diciembre de 2018. Este tipo de sistema de medición le permitirá también adaptarse al precio por horas fijado por el Gobierno desde el 1 de abril de 2014.

Precio de quitar la discriminación horaria

Retirar la tarifa con discriminación horaria no supondrá ningún coste adicional para el consumidor. Dado que no se tendrá que retirar el contador digital, tampoco se obligará a cambiar la potencia contratada y el suministro seguirá siendo el mismo. El único cambio evidente será en la tarifa y en el precio al que se facturará la electricidad.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar