Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Precios calderas de condensación a gas, ahorrar es fácil

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

Si hay alguna palabra para caracterizar a las calderas de condensación es sin duda: "ahorro".

Cuando pensamos en ahorro, solemos pensar en ahorro económico, y es que las calderas de condensación te proporcionan hasta un 30% de ahorro en las facturas de gas si lo comparamos con cualquier otra caldera, pero no solo únicamente nos referimos a ese tipo de ahorro, que por supuesto nos encanta... A continuación vamos a hablar de lo que son exactamente estas calderas, qué nos ofrecen a nosotros, qué ofrecen al mundo entero, sus ventajas, sus desventajas y etcétera. ¡Atentos a este artículo!

Las calderas de condensación son dispositivos que producen agua caliente (no excesivamente caliente) con altos rendimientos, por lo tanto son calderas que ahorran económicamente y energéticamente, pues producen muy pocas emisiones de CO2. La única diferencia entre una caldera de condensación con cualquier otra caldera es que esta aprovecha la energía de los gases de escape. Una vez la caldera produce energía o calor esta distribuye el calor a las estancias mediante diferentes elementos así como radiadores o por sistema de tubos colocados debajo del suelo y el suelo será así el emisor de calor (en vez de los radiadores).

Pero... ¿Qué quiere decir que una caldera aprovecha su propia energía? Las calderas de condensación ofrecen nada más que calefacción, no refrigeran, pero lo hacen con un rendimiento hasta del 109%, pues básicamente la energía que crea la vuelve a recuperar y la transforma en una energía añadida. Hoy en día es la mejor caldera a elegir pues reúne todos los puntos que queremos escuchar: ahorro económico, ahorro energético, eficiente y eficaz.

Resumiendo... ¿Por qué debemos instalar calderas de condensación? Sólo hay dos claras razones: Ahorro en las facturas hasta casi el 30% y preocupación por el medio ambiente.

El funcionamiento de una caldera de condensación empieza transmitiendo el calor por radiación. Una vez el agua está suficientemente caliente (entre 40 y 70ª) se crea una condensación del vapor de agua y así se consigue que los gases evacuados se expulsen a temperaturas menores que a la condensación. Seguidamente, se crea conducción de ese calor mediante los elementos que hemos comentado antes (radiadores o suelos) y una vez los elementos desprenden el calor y calientan la estancia se produce la tercera fase de convección donde el vapor de agua cambia su estado a gas contaminante y la caldera lo vuelve a coger, lo aprovecha y lo vuelve a transformar en más energía (o calor) así llegando a ese rendimiento del 109%.

Si ha llegado la hora de cambiarse de caldera por una caldera de condensación hay que tener diferentes factores en cuenta antes de decidirse a comprarse una o no. El más importante... ¿Qué tipo de combustible necesitaremos? Las calderas de condensación son calderas de propano, el combustible más eficiente actualmente en el mercado y además el propano es fácil de mantener, a diferencia de otras calderas que utilizan como combustible gasoil, que además de ser el combustible casi un 60% más caro, éste contamina más y forma hollines a causa del quemador, lo que significa un mantenimiento mas difícil y conlleva un gasto más alto.

Una de las mayores ventajas que las calderas de condensación ofrece es que su temperatura puede ser regulada según la demanda energética, eso conllevará un alto rendimiento superando el 100% y eso significará ser la caldera más eficiente del mercado, siendo así una caldera con la que ahorraras dinero. Son aptas para cualquier edificación así que se abren a un amplio mercado.

Todo aquello que tiene ventajas, suele tener desventajas. Hay que decir que las calderas de condensación no tienen muchas desventajas, pero aun así podemos decir que la adquisición de una caldera de condensación conlleva una alta inversión si lo comparamos con cualquier otra caldera, pero salvamos este factor si pensamos que en 5 años habremos amortizado esa inversión. Y aquí podríamos pensar: ¿Y si de aquí a 5 años la caldera ya ha superado sus años de vida productivos? Pues como hemos comentado anteriormente, estas calderas tienen un mantenimiento súper fácil, pues apenas dan fallos ni se rompen, tienen muchísimos años de vida.

Encontramos diferentes tipos de calderas de condensación que depende del sistema de enfriamiento que los productos de combustión crean. Encontramos calderas de condensación con el condensador integrado (ósea, el producto de combustión dentro de la caldera) o bien calderas de condensación con el condensador en el exterior de la caldera (aunque este se encuentra justo en el lugar por donde los gases saldrán).

Las calderas de condensación son las calderas del futuro para nosotros y para nuestros hijos, pues las emisiones de oxido de nitrógeno y dióxido de carbono se reducen hasta un 70% referente a las otras calderas convencionales. Pues el nuevo reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios fomenta la instalación de calderas de condensación (también se incluyen las calderas de baja emisión Nox 5). Hay que tener en cuenta que una de las pérdidas energéticas de las calderas son las pérdidas de calor por los humos, si la condensación reduce la temperatura de los humos, se reducirá así las pérdidas de gases tóxicos y incrementará el rendimiento de la caldera.

La utilización de una caldera de condensación significa un consumo inferior para el cliente, una reducción de la contaminación y un aumento del rendimiento de la caldera.

Parece ser que la caldera de condensación las tiene todas para ser la número 1 del mercado. Solo nos hace falta un pequeño empujón para adquirir una de ellas o quizá un buen plan de financiación, que hoy en día las compañías de la red ofrecen sin ningún tipo de interés. De todas formas, hemos conseguido nuestro objetivo, ahora ya sabes en qué consiste una caldera de condensación.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar