Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Gastar menos luz

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

Los precios de la energía eléctrica varían cada poco tiempo y por eso la mayoría de los consumidores intentan reducir el gasto en electricidad para pagar menos en la factura de la luz. Son los propios clientes los que deben tomar una serie de medidas para intentar que el consumo no sea tan elevado y puede realizarse a través de cualquiera de estas vías: reducir potencia contratada, consumir menos luz y cambiar tarifa a una más barata.

Reducir potencia contratada

La potencia contratada es aquella que se suscribe con la compañía y que depende de la cantidad de aparatos eléctricos que se quieran conectar a la misma vez. A la hora de suscribir dicha potencia, el usuario tendrá que tener en cuenta cuánta potencia necesita, ya que si se sobrepasa pagará más y si es insuficiente le saltará el Interruptor de Control de Potencia (ICP).

Si el cliente quiere reducir la potencia contratada podrá realizar este trámite en cualquier momento solo poniéndose en contacto con la compañía. Ésta se encargará de rebajar dicha potencia para que no sea tan elevada y solo tendrá que abonar 10 euros por este tipo de gestión. No obstante, si el usuario quiere ahorrar en la factura también podrá realizar el cambio de potencia junto con un cambio de compañía para acogerse a una tarifa más barata con otra comercializadora y ahorrar en la luz. Además, este último trámite es completamente gratuito.

Para más información sobre la potencia que debe contratar y para reducir la potencia puede ponerse en contacto en el 91 198 10 07.

Consumir menos luz

Pero si el consumidor no quiere reducir la potencia contratada siempre puede intentar reducir el término de consumo para que el importe de su factura sea aún menor. Esto se puede conseguir mediante una serie de medidas de ahorro que pueden ayudar al cliente a consumir mucho menos al día. A continuación indicaremos algunos consejos útiles para que el usuario los lleve a la práctica:

  • En las viviendas se conveniente utilizar las bombillas de bajo consumo ya que tienen una vida mucho más larga que las convencionales y además suponen un ahorro de energía.
  • Cuando un aparato no se esté utilizando es recomendable no dejarlo enchufado o en "stand by", ya que aunque permanezca apagado sigue utilizando electricidad y supone un gasto para el cliente.
  • Si la vivienda dispone de un suministro de gas natural será preferible utilizar la calefacción por gas más que por electricidad ya que ésta es mucho más cara que este tipo de suministro energético.
  • Programar la lavadora para que lave la ropa con agua fría ahorra energía o también apagar la vitrocerámica unos minutos antes de acabar de cocinar ya que con el calor que desprende es suficiente para terminar de calentarla.

Cambiar a una tarifa más barata

No obstante, si con ninguna de estas opciones consigue gastar menos en la luz, siempre puede recurrir a contratar una tarifa con una nueva compañía que le ofrezca mejor precio o descuentos que la que actualmente tiene. Para ello, el consumidor puede buscar las ofertas por sí mismo o a través de un comparador de luz. Éste se encargará de buscar las mejores tarifas que hay en el mercado energético basándose en las preferencias de dicho usuario y le ofrecerá la que más se ajuste a sus parámetros.

El cliente solo tendrá que ponerse en contacto con la nueva comercializadora solicitando el cambio de tarifa y compañía para que la gestión se realice sin ningún tipo de inconveniente. Como ya se ha comentado anteriormente, el cambio de compañía y de tarifa es un proceso completamente gratuito. Además, la vivienda no se quedará sin luz puesto que es la distribuidora eléctrica quién la suministra, independientemente de la comercializadora con la que se contrate.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar