Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Calefacción eléctrica o de gas

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

Esta es una pregunta que se hacen muchos usuarios a la hora de elegir la forma de calentar una vivienda: ¿calefacción eléctrica o de gas?

Aunque por norma general se recomienda el suministro de gas natural para la calefacción puesto que es mucho más eficiente, para responder a esta pregunta el usuario debe valorar el uso que va a hacer de la instalación y la inversión necesaria para ésta.


Calefacción eléctrica vs calefacción de gas

Desde un punto de vista de consumo diario, la calefacción de gas natural es más barata que la calefacción eléctrica por su eficiencia y unido al precio del gas natural, ya que es mayor que el precio de la luz.

Ambas tecnologías han evolucionado mucho en los últimos años de forma que los rendimientos que ofrecen son mucho mayores que antiguamente. Los aparatos más comúnmente usados para calefacción por gas natural son los radiadores de agua de forma que la caldera calienta agua y la hace correr por los radiadores que aportan calor a las habitaciones que queramos.

Para las calefacciones eléctricas hay muchas y diferentes formas ya que podemos utilizar desde un split de aire acondicionado (frio calor), calefacción por aparatos de aclimatación, bombas de calor, suelos radiantes o hasta los conocidos radiadores de aceite. Según cada uno, el coste de inversión necesaria así como su eficiencia varía mucho, con lo que tenemos que tener en cuenta otros factores para decidirnos.

Decidir si ponemos calefacción de gas o eléctrica

Como hemos dicho no hay una respuesta exacta a esta pregunta, pero según el tipo de consumo si podemos dar una idea de cuál será más económica a corto y largo plazo.

 

En el caso que la vivienda tenga acceso a la red de gas natural y tenga ya instalado un sistema de gas natural, no hay ninguna duda, ya que a través de gas natural va a salir mucho más rentable. En el caso que haya que renovar la instalación, aunque sea costosa, con un uso normal, a largo plazo merecerá la pena.

En el caso de la electricidad, recomendamos las calefacciones eléctricas para las viviendas con poco uso o usos eventuales en los que no merece la pena hacer una inversión para una instalación de gas.

En el caso que no tengamos acceso a la red de gas natural, existen otras calderas de gas que funcionan con propano y cuya eficiencia es muy similar a las de gas natural. Este gas se suministra de forma envasada, canalizada (similar al gas natural) y a granel, y es además mucho más económico que el gasóleo para calefacción.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar