pixel Facebook

Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Calefacción de gas

La calefacción de gas natural está considerado como la manera más limpia, cómoda y sencilla para calentar el hogar. Existen otros tipos de calefacción como, por ejemplo, la calefacción eléctrica con la cual haremos una comparación para conocer cuál de ellas es la más económica para la vivienda.

¿Es más cara la calefacción de gas que la eléctrica?

Para realizar esta comparación entre los dos tipos de calefacción hay que centrarse en varios factores: rendimiento, consumo, gastos de instalación y gastos a largo plazo.

A lo que rendimiento se refiere, la calefacción a través del suministro de gas natural necesita menos consumo para alcanzar una buena temperatura para el hogar. Esto hace que el consumo de energía de gas sea menor, ya que no hay necesidad de utilizar mucha energía. Además, la calefacción de gas sale más rentable cuando la vivienda sea de tamaño mediano a grande. Mientras que con la calefacción eléctrica puede tener problemas si supera la potencia contratada. Esto puede provocar que su ICP (Interruptor Control de Potencia) salte o que pague multas en su factura de gas por superar el límite de la potencia contratada establecida en su contrato, en ese caso conviene aumentar la potencia contratada.

Si comparamos los gastos de instalación entre la calefacción eléctrica y la calefacción de gas vemos que la instalación de la calefacción eléctrica resulta ser más económica que la instalación de gas. Los gastos de instalación del gas son más costosos, ya que hace falta instalar la acometida, además de dar de alta el suministro del gas.

Pero si lo que se busca es saber el coste real a larga duración, hay saber que la más barata es la calefacción de gas. Porque el gas es más barato que la electricidad, y una vez que se haya instalado el gas, al tiempo la inversión queda amortizada y el ahorro es tangible. Es verdad que existen radiadores eléctricos de bajo consumo, pero aun así siguen consumiendo mayor cantidad de energía que la calefacción eléctrica. Además, a medida que la vivienda sea de mayor tamaño, el ahorro en gas es mayor. Por eso, a la hora de realizar cambios en la calefacción de su vivienda es conveniente cotejar las diferentes opciones que tiene para calentar su casa y el ahorro que puede realizar si escoge la calefacción por gas.

Para finalizar, otro aspecto que hay que saber es que el gas es más respetuoso con el medio ambiente que la electricidad.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar