Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Alquiler contador de luz Gas Natural Fenosa

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

Gas Natural Fenosa le ofrece al cliente la posibilidad de alquilar el contador de la luz. En el caso de optar por esta opción, el pago de este alquiler se hace mediante la factura del suministro de electricidad.

Este alquiler se cobra mediante una cuota fija mensual que se multiplica por el número de meses que comprende la factura. En el caso que sea una factura bimestral, la cuota de alquiler establecida por Gas Natural Fenosa se multiplicará por dos meses.

Otra posibilidad que le ofrece Gas Natural Fenosa es la compra del contador de luz. En este caso, el cliente paga en su totalidad el coste e instalación del contador. Al no haber un alquiler del contador de luz que pagar, no tendrá en su factura esa cuota, solo pagará por el consumo eléctrico realizado en su vivienda y el término de potencia contratada.

¿Es mejor alquilarlo que comprarlo?

Puede realizar un presupuesto propio comparando los precios entre un contador de luz comprado o un contador de luz alquilado. Debe saber que al alquilar un contador de luz tiene que abonar una pequeña cuota cada mes, lo que le da más flexibilidad en el pago a realizar así que menos responsabilidad sobre el contador en caso de acería.

Por otro lado, si compra un contador tenga en cuenta el precio que cuesta un contador, normalmente entre 60 y 90 € y tendrá que abonarlo en una sola vez.

¿Quién se encarga del mantenimiento y averías?

Este es otro factor a tomar en cuenta cuando se decide entre un contador de alquiler o un contador comprado. En el caso del mantenimiento hay que saber que si alquila el contador, la comercializadora cubre los gastos de la distribuidora al realizar el mantenimiento periódico de su contador.

Si el contador que posee es de su propiedad (contador comprado), tendrá que abonar cada revisión o mantenimiento.

Si se detecta alguna anomalía o avería en su contador alquilado, la responsabilidad recae sobre la distribuidora. La distribuidora se encargará de solucionar el problema o de instalar uno nuevo si fuere necesario.

Estos arreglos por parte de la distribuidora no se reflejarán en la factura ni en el alquiler del contador, ya que seguirá siendo la misma cuota. Mientras que si el contador de luz es comprado, el responsable es el cliente. No beneficia de ninguna garantía y tendrá que pagar por los servicios prestados por parte de la distribuidora.

Por eso, antes de tomar una decisión entre un contador de luz alquilado o comprado, es necesario tener en cuenta estos factores y calcular cuál de ellos será más económico para el suministro eléctrico.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar