Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Factura de luz indexada

call-tarifasgasluz

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

El consumidor con una tarifa eléctrica indexada tendrá una factura de luz diferente a quien tenga una tarifa normal contratada. Los precios indexados se caracterizan por desglosar el consumo, reflejando el precio de la electricidad en cada hora del día y añadiendo los costes fijos que tendrá que pagar el usuario.

¿Qué son los precios indexados?

Los precios indexados de luz son una modalidad de contratación del suministro eléctrico, pensado para clientes profesionales que cuenta con negocios que superan los 10.000 kWh anuales y disponen de empresas dedicadas a hoteles, restaurantes o granjas. Este tipo de contrato se realiza a través de una comercializadora, que se encargará de efectuar todas las gestiones y que finalmente cobrará un coste de gestión por ello.

La tarifa indexada fija su precio a través del mercado mayorista (pool), que toma como referencia el importe marcado en el OMIE y lo aplica al consumo del cliente. Por ello, los precios indexados tienen la siguiente estructura, que se detalla a continuación:

  • El coste por la potencia eléctrica contratada estará fijada por el BOE. La mayoría de clientes tiene un término de potencia muy elevado, contando en la mayoría de casos con maxímetros que impiden que el suministro eléctrico quede cortado, si la potencia acaba siendo superada en algún momento.
    • Este concepto también incluye las posibles penalizaciones del maxímetro, aspecto que todos los consumidores tendrán que abonar independientemente de la tarifa que tengan y que se reflejará en la factura eléctrica.
  • El término de consumo se dividirá en dos aspectos que el usuario tendrá que abonar en todos sus recibos:
    • El coste de energía tendrá un precio fijado por el pool donde se multiplicará ese importe por el consumo efectuado.
    • La compañía eléctrica fijará un coste de gestión por sus servicios y el cliente siempre conocerá cuál será este importe.
  • La comercializadora siempre realiza una estimación del consumo del cliente, pero ésta se puede ver superada finalmente y eso conlleva pagar unos sobrecostes por desvíos. El cliente no tiene que pagar ningún importe sino que es la propia compañía de luz la que se hace cargo de ello.
  • Junto a todos los conceptos anteriores, el cliente también tendrá que abonar el Impuesto de Electricidad y el IVA en la factura de luz.

¿Elegir tarifa normal o tarifa indexada?

El usuario que quiera contratar una tarifa eléctrica con una compañía tendrá que decidir cuál de ellas es más apta para su tipo de suministro. Las tarifas eléctricas indexadas ofrecen mayores ventajas que las tarifas normales reflejándose de la siguiente manera:

  • Los precios indexados de electricidad tienen una factura desglosada que permite una mayor transparencia para el cliente.
  • Si el precio de la electricidad es cero solo tendrá que abonar el coste de gestión.
    • Esto no ocurre en las tarifas normales, donde el cliente tendrá que abonar el importe íntegro pactado, independientemente del precio que tenga la luz en ese momento.
  • El usuario que contrate una tarifa indexada podrá conseguir un ahorro considerable en el recibo eléctrico.

Estas son algunas de las ventajas de los precios indexados, pero antes de contratar la tarifa siempre se recomienda solicitar varios presupuestos, a fin de encontrar la comercializadora que mejores condiciones de contratación le ofrezca. E incluso, podría solicitar un estudio personalizado de potencia eléctrica y cerciorarse de que es la más adecuada.

Contratar los precios indexados

Si el cliente ha decidido con qué comercializadora quiere contratar el precio de luz indexado, tendrá que ponerse en contacto con ella para comenzar la tramitación para aportar todos los datos necesarios y que serán los que se detallarán a continuación:

  • Los datos de la empresa donde se incluirá el CIF.
  • Los datos del representante de la empresa incluyendo el DNI.
  • Una factura de luz anterior.
  • La cuenta bancaria donde se domiciliará el pago.

Con todos estos documentos, la comercializadora se encargará del cambio de tarifa eléctrica o de dar de alta la luz con la tarifa indexada.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar