Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Factura eléctrica

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

La factura eléctrica es el documento que certifica el importe que debe pagar cada consumidor por el suministro de electricidad. La comercializadora envía este comprobante al cliente, a través de correo ordinario o electrónico, dependiendo de cuál haya sido la preferencia del mismo.

Sin embargo, el recibo de la luz no solo incluye los aspectos relacionados con el abastecimiento, sino también los impuestos aplicados por el Ministerio de Industria y que el usuario debe abonar en cada una de las facturas que le llegan al domicilio.

Conceptos de la factura de la luz

El consumidor que da de alta la electricidad en una vivienda, recibe la primera factura de la luz conforme al periodo de facturación acordado con la comercializadora y en ella se detalla tanto el importe como los conceptos. A continuación, explicamos cada uno de esos detalles para una mejor comprensión:

  • Potencia eléctrica también conocido como término de potencia y parte fija de la factura de la luz.
  • Consumo de electricidad donde se detalla el gasto efectuado por el cliente.
  • Impuesto sobre la Electricidad que se aplica tanto en el término de potencia como de consumo.
  • Alquiler del contador que es el importe por el arrendamiento del aparato de medida.
  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) que lo fija el Gobierno.
  • Tarifa de acceso que va en función de la potencia contratada.
  • Código Universal del Punto de Suministro (CUPS) que es un número que empieza por ES y que es imprescindible para cualquier tipo de tramitación.
  • Nº del contrato que se tiene con la comercializadora eléctrica.
  • Periodo de facturación que comprende los meses de consumo realizado.
  • Cuantía de Peaje que es el coste que tiene la comercializadora por utilizar las redes de la distribuidora.

Estructura de la factura eléctrica

Cada comercializadora utiliza su propio método de organización, pero casi todas tienen una estructura similar y solo añaden alguna modificación leve para diferenciarse del resto de compañías eléctricas. Aquí se explica brevemente la estructura del recibo eléctrico y se acompaña de algunas imágenes:

La factura de la luz

  • Primera cara de la factura eléctrica.
  1. Logotipo de la comercializadora contratada.
  2. En la parte superior aparece el importe junto con el periodo de facturación y el número de la factura.
  3. El resumen de la factura indicando cuánto ha pagado en cada concepto.
  4. Datos personales del cliente donde se incluye también la dirección del suministro.
  5. En la parte central se encuentra toda la información referida al consumo eléctrico.
  6. En la parte inferior de la misma, aparecen todos los datos del contrato con la comercializadora, donde se incluye el Código Universal del Punto de Suministro (CUPS). 

La factura de la luz

  • Segunda cara de la factura eléctrica
  1. En la parte de arriba se ofrece un gráfica, donde se explica hacia dónde va destinado el importe abonado y permite una mayor transparencia para el cliente.
  2. En el resto de la hoja aparecen todos los detalles de la factura, incluyendo la potencia eléctrica contratada, el consumo realizado en el periodo de facturación, el alquiler del contador e incluso el Impuesto sobre la Electricidad. 
  • En ocasiones, la factura de la luz suele tener una tercera hoja donde se detalla información útil para el consumidor, aunque es meramente informativa.

Nueva factura eléctrica 2014

El 1 de abril de 2004, entró en vigor la reforma eléctrica impulsada por el Gobierno que planteaba un nuevo sistema de fijación de precios basado en el mercado mayorista (pool) y donde se renunciaba al uso de las subastas de electricidad. Además, esto permitió integrar distintos modelos de contratación, que actualmente están vigentes para casi todos los consumidores.

Estos cambios provocaron también variaciones en las facturas eléctricas, puesto que aquellos usuarios que tengan un contador digital tienen un precio por cada hora del día y por lo tanto se debe desglosar en la misma. Sin embargo, la estructura principal se mantiene y solo existe la siguiente diferencia:

El cliente que tenga una tarifa por horas tendrá un recibo de luz más extenso, puesto que se debe recoger el consumo en cada momento del día y aplicarle el precio correspondiente en cada caso. 

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar