Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Diferencia ICP Maxímetro

call-tarifasgasluz

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

Todos los suministros eléctricos, en el momento de dar de alta la luz, tienen que elegir una potencia contratada, es decir, pagar por un número máximo de kilovatios de potencia a los que puede tener acceso en la red de distribución eléctrica.

Normalmente los suministros eléctricos con potencias bajas, generalmente domésticos, tienen instalado un ICP, que corta el suministro si se supera la potencia eléctrica contratada. Los suministros con potencias elevadas o suministros que no se puedan interrumpir, tienen instalado un maxímetro, que se encarga de medir la potencia máxima demandada en periodos de 15 minutos.

¿Qué pasa si se supera la potencia eléctrica?

En el caso de que haya algún momento que es necesario tener más potencia pueden pasar dos cosas, según la instalación:

  • Si hay instalado un ICP (Interruptor de Control de Potencia), el suministro se cortará en el momento que se supere la potencia contratada. Para volver a tener suministro, habrá que desconectar algún aparato eléctrico y volver a subir los plomos en el cuadro eléctrico de la vivienda o local.
  • Si hay instalado un maxímetro, el suministro no se corta si se supera la potencia contratada pero en la factura aparecerá la facturación por maxímetro, cobrando en ese periodo horario una penalización.

Recargo maxímetro

Si la instalación tiene instalada un maxímetro, pueden suceder 3 cosas a la hora de facturar la potencia, ya que según la máxima potencia demandada en uno de los periodos, se cobrará más o menos potencia:

  • Si la demanda es inferior al 85 % de la potencia que hay contratada, sólo se cobrará el 85 % en la factura. Si ocurre esto en todos los periodos, el cliente debe estudiar si puede reducir la potencia contratada, para ahorrar en la factura de luz cada mes.
  • Si la potencia que se demanda es similar a la contratada, se cobrará la potencia máxima que se utilice (entre el 85 y el 105 % de la potencia contratada).
  • Si se demanda una potencia eléctrica muy superior a la contratada, se cobrará en la factura un recargo importante, facturándose la potencia máxima demandada más el doble de la diferencia entre esa y el 105 % de la contratada. En este caso, el cliente debe aumentar la potencia contratada en el periodo que supere con frecuencia la contratada, ya que ahorrará evitando el recargo.
 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar