Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Contratar la luz más barata

call-tarifasgasluz
Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

Cuando un cliente quiere contratar la luz siempre intenta buscar la tarifa más barata que haya actualmente en el mercado eléctrico. Por ello, debe fijarse bien en las distintas ofertas que proponen las compañías y también los descuentos que aplican sobre la factura.

En caso de que el consumidor no pudiera mirar todas las tarifas existentes siempre puede recurrir a un comparador de luz, que se encargará de seleccionar las tarifas que más se adapten al consumo y las necesidades de dicho usuario. No obstante, existen varias maneras de conseguir pagar menos en la factura de luz, como por ejemplo rebajando la potencia contratada, cambiando a una tarifa con discriminación horaria en el caso de que consuma al menos un 30 % de electricidad en horas nocturnas, o ahorrando en el consumo eléctrico.

Reducir la potencia contratada

La potencia contratada determina el término fijo de la factura y se mide en kilovatios (kW). El cliente tendrá que tener en cuenta cuántos electrodomésticos se utilizan simultáneamente en la vivienda, ya que cuanto más conecte, más potencia necesitará y viceversa. Si un usuario tiene una potencia superior a la que necesita, pagará mucho más, pero si es inferior a la necesaria entonces es posible que salte el Interruptor de Control de Potencia (ICP).

El ICP es un interruptor que controla la potencia instantánea, y corta el suministro eléctrico cuando sobrepasa la potencia contratada. Si el consumidor quiere reducirla, solo tendrá que ponerse en contacto con la comercializadora y ésta se encargará de realizar todos los trámites. El usuario deberá abonar diez euros por el cambio del ICP, independientemente de la potencia que reduzca y se pagará en la próxima factura de luz.

Tarifas con discriminación horaria

A la hora de buscar tarifas más baratas, una que cuente con discriminación horaria podría ser una buena elección siempre y cuando el cliente consuma más de un 33% de la energía en las horas nocturnas. La discriminación horaria se caracteriza porque el precio del kilovatio hora (kWh) es más barato en las horas de noche mientras que es más caro en las horas del día.

Este tipo de tarifas se caracterizan por estar divididas en dos o tres periodos:

  • Discriminación horaria con dos periodos (valle y punta) se divide en horarios de invierno y verano. Las horas valle son las más baratas mientras que las horas punta son las más caras.
  • Discriminación horaria con tres periodos (supervalle, valle y punta) solo dispone de un horario único para todo el año. Las horas supervalle son las más baratas, seguidas de las valle, siendo las punta las más caras.

Ahorrar en el consumo eléctrico

En ocasiones, el cliente no tiene que rebajar la potencia, ni tampoco contratar una tarifa con discriminación horaria sino que simplemente debe ahorrar luz. Esto se puede conseguir mediante una serie de medidas de ahorro de electricidad que permitirán rebajar el importe de la factura de luz del cliente.

 

LE AYUDAMOS A DAR DE ALTA LA LUZ EN SU VIVIENDA O LOCAL