Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Cuando el ahorro energético se escapa por la ventana

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
casa_electricidad

La nueva forma de tarificar el consumo eléctrico, según franjas horarias, ha vuelto a poner en todos los titulares el tema del elevado precio de la luz en nuestro país y no son pocos los artículos que se han escrito aconsejando a los consumidores sobre cómo ahorrar electricidad.

El uso de bombillas LED, los electrodomésticos de bajo consumo o no dejar los aparatos encendidos cuando no se utilizan son los consejos más habituales. Pero en muchos casos los clientes se obsesionan con pequeñas cosas, como apagar la televisión en lugar de dejarla en stand-by (lo que supone un ahorro muy pequeño) y se olvidan de aspectos mucho más importantes que realmente influyen en el recibo de la luz.

Por ejemplo, parte del consumo energético se pierde por el mal aislamiento de puertas y ventanas. ¿De qué vale tener un buen sistema de calefacción eléctrica o de gas si las ventanas no son capaces de impedir el intercambio de aire cálido del interior con el aire frío del exterior?

El ahorro energético comienza con un buen aislamiento del hogar. En el caso de la puerta de entrada normalmente el problema está en la parte inferior de la misma, que deja un espacio demasiado grande entre el suelo y la puerta. Esto se puede solucionar fácilmente colocando burletes que impidan en paso del aire.

El grosor de los cristales es un factor decisivo

Según nos comentan desde el portal de presupuestos para reformas ReformAyuda.com si se van a cambiar las ventanas para conseguir un mejor aislamiento, el primer paso es ponerse en contacto con una buena carpintería de aluminio. Al pedir presupuesto es importante asegurarse de que el modelo que ofrecen tenga rotura de puente térmico, para garantizar no solo que el calor se quede en casa, sino también que no exista condensación en los cristales.

El grosor de los cristales también es un factor decisivo, ya que si son demasiado finos pueden dejar pasar el frío del exterior, siendo necesario subir la potencia de la calefacción para mantener una temperatura agradable en el hogar, lo que tiene como resultado un mayor consumo de electricidad.

Los modelos tipo Climalit ofrecen más ventajas que los dobles ventanales que se ponían hace unos años ya que aíslan con la misma efectividad pero resultan mucho más cómodos de limpiar y de mover.

Los expertos de reformayuda.com pueden ofrecerte hasta tres presupuestos para el cambio de ventanas, contribuyendo de este modo a que la obra salga a un precio muy económico, que sin duda se va a amortizar a corto plazo gracias al ahorro que va a suponer en el consumo eléctrico de la vivienda.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar