Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

¿Cómo bajar la potencia de luz?

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

La potencia contratada es la energía máxima que se puede consumir en una vivienda sin que se corte el suministro eléctrico. El concepto de potencia eléctrica dependerá de la cantidad de electrodomésticos conectados y en base a eso contratará una u otra.

¿Cómo saber qué potencia tengo contratada?

En el recibo de la luz viene reflejado el concepto término de potencia, que se paga independientemente del consumo que haga y que se conoce como la parte fija del mismo. Este concepto se expresa a través del precio del kilovatio (kW) y marcará el importe final a pagar.

¿Qué potencia eléctrica necesito?

Para elegir la potencia que mejor se ajuste al consumo, el cliente deberá calcular qué término de potencia será necesario y la mejor manera de llevarlo a cabo será de cualquiera de estas maneras:

  • A través de una calculadora de potencia eléctrica, que algunas compañías ponen a su disposición de los usuarios y que permiten estimar cuál será la necesaria.
  • Pidiendo asesoramiento a un electricista autorizado.
  • Sumar la potencia de cada electrodoméstico conlleva mucho tiempo y esfuerzo. Es importante tener en cuenta que los aparatos que emiten calor consumen más energía que los que sólo producen luz.

La nueva potencia eléctrica que se contrate no deberá ser inferior al aparato eléctrico que mayor potencia necesite. Si el consumidor se equivoca al escoger el término de potencia, no solo no podrá volver a cambiar la potencia contratada, sino que saltará el Interruptor de Control de Potencia (ICP).

Este aparato corta el suministro de luz hasta que el consumidor desenchufa algún aparato y se reconstituye la electricidad en la vivienda.

Pasos para bajar la potencia

Si el usuario ya sabe qué potencia quiere contratar, solo tendrá que llamar a la comercializadora y solicitarle la gestión al operador que le atienda. Éste le requerirá una serie de documentos que tendrá que aportar en la misma llamada telefónica o a través de Internet y que serán los siguientes:

  • Datos del titular del suministro de luz.
  • Número CUPS de la instalación.
  • Cuenta bancaria en la que se domiciliará la factura.

Cuando el cliente realice la gestión con la comercializadora, el tiempo estimado para cambiar la potencia será de entre 10 a 15 días hábiles y un técnico se acercará a la vivienda para cambiar el ICP.

¿Cuánto cuesta reducir la potencia eléctrica?

El usuario que quiera reducir la potencia eléctrica en su vivienda tendrá que abonar un coste por ello a la comercializadora. Este importe se pagará en la primera factura de luz tras el cambio y reflejará los siguientes derechos:

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar