Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Ahorrar luz y gas

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

El encarecimiento de la luz y el gas obliga a muchos consumidores a buscar el contrato que más le abarate el precio de las facturas. El primer paso para recortar gastos es elegir la mejor tarifa de energía para su vivienda.

Contratar la luz y el gas con una tarifa apropiada a su consumo real le beneficiará en dos sentidos: el primero, pagar menos y el segundo, pero no menos importante, adecuar lo que contrata a sus necesidades. Así no pagará de más por algo que no consume y tampoco tendrá problemas de abastecimiento por contratar de menos.

¿Qué contratar con el suministro de luz y de gas?

Hay que tener en cuenta que no a todos los consumidores les compensan las mismas ofertas. Algunos usuarios prefieren obtener descuentos en términos de potencia o término de consumo aunque suponga contratar ciertos servicios de mantenimiento.

Otros en cambio, prefieren pagar algo más y no atarse a ningún servicio complementario o tener una permanencia determinada. Las tarifas más recomendables tanto de luz como de gas deben reunir estos requisitos:

  • Sin permanencia para el cliente.
  • Ofreciendo un descuento indefinido.
  • La contratación tanto telefónica como por Internet.
  • Posibilidad de elegir un servicio de mantenimiento o no.

Consejos para ahorrar en la factura

Tener hábitos que conllevan un alto consumo energético es bastante frecuente y terminan por engrosar el importe de las facturas de la luz y el gas. Para reducir el precio de los recibos, han de tenerse en cuenta pequeñas medidas de ahorro que están en manos de los consumidores.

  • Lave en frío o baje la temperatura, el 90% de la electricidad que se consume es para calentar el agua.
  • Utilice el aire acondicionado siempre a una temperatura moderada, mantenga limpios los filtros y no lo use con las ventanas abiertas.
  • Evite mantener la puerta del frigorífico abierta mucho tiempo: puede ahorrar hasta un 5% de energía.
  • Haga un uso racional de la calefacción, ya sea eléctrica o de gas. No hay que olvidar que supone el mayor consumo energético de una vivienda, entre el 50 y el 60 por ciento.
  • Sustituya las bombillas "normales" por otras de bajo consumo. Aunque el precio de compra es mayor, amortizará la inversión porque consumen un 80% menos y duran 8 veces más.
  • No deje luces encendidas en habitaciones que no esté utilizando y coloque puntos de luz de manera que iluminen otras habitaciones colindantes, como vestíbulos y pasillos.
  • Reduzca al mínimo la iluminación ornamental en exteriores, hoy en día se consiguen lámparas solares muy económicas.
  • Cuando compre electrodomésticos, fíjese en si llevan etiqueta energética. Aunque el coste inicial de los más eficientes sea mayor, es una inversión que se amortiza a medio plazo.

Contratar luz y gas con la misma compañía

Muchos consumidores prefieren la comodidad de recibir el importe de ambos suministros en la misma factura. A parte de comodidad, esta decisión puede conducir a ventajosas ofertas porque las compañías aplican mejores descuentos por la doble contratación y el ahorro es más significativo.

Comparadores energéticos

Lo mejor es recurrir a comparadores de electricidad  y de gas para contrastar precios, servicios y calidades. Puede y debe cerciorarse de los descuentos ofertados por cada comercializadora y elegir la que mejores beneficios le proporcione, sin olvidar qué cobertura de suministro real necesita.

Las comparativas de gas natural y electricidad no necesitan datos personales del cliente, pero sí aspectos del suministro que ayudarán a buscar la oferta más aconsejable y que son los que se indican a continuación:

¿Cómo gestionar un trámite de luz y de gas?

El consumidor tiene que llamar a la comercializadora con la que quiera realizar el cambio de compañía de luz y gas o dar de alta el suministro. Para ello, deberá facilitar una serie de datos que la compañía necesita para gestionárselo:

  • Si es un cambio de compañía, la tramitación se hace efectiva entre unos 15 a 20 días hábiles y el consumidor no sufre ningún corte en su abastecimiento energético.
  • Si se trata de un alta de luz o de gas, el cliente no dispondrá del suministro hasta que la distribuidora se lo proporcione en el transcurso de unos 5 a 7 días hábiles.
Cambiar de compañía eléctrica o de gas Dar de alta el suministro eléctrico o de gas
  • Datos del titular del suministro.
  • Dirección del suministro.
  • Código Universal del Punto de Suministro (CUPS) que se debe solicitar a la distribuidora de su zona o aparece en cualquiera de sus facturas anteriores.
  • Si es luz, saber que potencia tiene contratada y si es gas, saber que tarifa de acceso tiene.
  • Cuenta bancaria donde se domiciliará el pago del recibo.
  • Datos del consumidor que vaya a ser  titular del suministro.
  • Dirección del suministro.
  • Código Universal del Punto de Suministro (CUPS) que deberá solicitarlo a la distribuidora de su zona. Si es un alta de segunda ocupación, también puede obtenerlo de cualquier factura del anterior suministro.
  • Cuenta bancaria donde se domiciliará el pago del recibo.

El cambio de suministrador es un simple trámite burocrático y gratuito para el consumidor.

La nueva compañía con la que se firma el contrato de suministro se encarga de gestionar la baja del contrato actual con la otra comercializadora.

El operador que efectua la tramitación del contrato no cobrará ningún importe al cliente. Sin embargo, se deben pagar un precio por dar de alta la luz y estará fijado por la distribuidora de su zona. 

El cliente no tendrá que pagar ningún importe al técnico que se encargue de instalar el contador en la vivienda.

 

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar