Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Agua caliente con electricidad y con gas

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

Para obtener agua caliente disponemos de dos medios, que se tratan de la electricidad y del gas natural. Aunque el fin, obtener agua caliente, es el mismo, el medio por el cual se produce no lo es.

¿Qué diferencia existe entre el agua caliente con electricidad y con gas?

Existen varias diferencias: la calidad del agua caliente, la instalación, la duración del agua, etc.

La calidad del agua hace referencia a la temperatura que podemos lograr con un suministro energético u otro. Con el suministro de gas natural obtenemos el agua con más temperatura que con el suministro eléctrico. También, a la hora de que el depósito de agua caliente y el de gas se vayan acabando, obtenemos situaciones diferentes. Cuando el depósito de agua caliente (calentado por la electricidad) se vaya finalizando, el agua sale directamente fría ya que no existe una transición, mientras que para el gas si existe esa transición que le advierte de la finalización del gas.

La instalación es distinta, para tener agua caliente con electricidad necesita tener un depósito de agua, este agua será el que se caliente para que pueda tener agua caliente. Los depósitos de agua varían según el espacio, pero no suelen ser de gran tamaño. La instalación de gas se trata de una instalación más compleja con un depósito de mayor tamaño.

Para la duración del agua caliente, una vez que se haya vaciado un depósito de agua caliente por electricidad, hay que esperar unas horas para volver a tener el agua caliente. Mientras que para el gas hay que gastar todo el gas existente en el depósito para ya no tener acceso al agua caliente. Al ser el depósito de gas de mayor tamaño que el de electricidad, la duración del agua caliente con gas es más amplia.

¿Cuál de los dos sistemas es el más económico?

El sistema más económico es, el gas. El suministro de gas es más económico porque el precio del gas es más barato que el de la electricidad. Pero, a la hora de instalar el suministro de gas en su vivienda, produce muchos más gastos porque es una instalación más compleja y por consiguiente, costosa. Será a lo largo de los años que está diferencia se produce y donde el ahorro aparece. Es verdad que la instalación del suministro eléctrico para el agua caliente es más sencillo y el precio más reducido, pero el precio en cada factura le saldrá más caro a lo largo del tiempo.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar