Nuestra página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la calidad del servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Cambiar butano por gas natural

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

El butano es un gas licuado del petróleo (GLP) que se utiliza para la generación de agua caliente, la utilización de la calefacción y también para la cocina. Se trata de un suministro proporcionado a través de bombonas de butano por los proveedores Cepsa, Repsol y Galp Energía.

Los consumidores que cuentan con butano en sus viviendas pueden cambiarse a gas natural si está disponible por su zona geográfica. Actualmente, el gas ciudad es el suministro más económico frente a otras energías como el butano, el gas propano, gasoil o electricidad. Por ello, cada vez son más los usuarios que buscan cambiar su instalación y contratar el suministro de gas natural.

Cambiar butano por gas natural en una comunidad de vecinos

Si el cliente quiere desprenderse de la utilización de bombonas de butano podrá plantearse la posibilidad de instalar gas natural. Se trata de una instalación sencilla, que en algunos casos está subvencionada dependiendo de la Comunidad Autónoma donde se encuentre el domicilio y que debe realizar una empresa instaladora autorizada.

El el caso de tratarse de una comunidad de propietarios, el edificio debe disponer de la Instalación Receptora Común (IRC) para que los vecinos puedan contratar el suministro de gas natural de forma individual.

En el caso de no disponer de ésta, la comunidad de vecinos debe aprobar la instalación de gas natural en la comunidad teniendo al menos la aprobación y contratación de un tercio de los vecinos.

Lo mejor es ponerse en contacto con un instalador autorizado, que se encargue de facilitar un presupuesto sobre la obra determinando el coste y también el tiempo estimado que tardarán en ejecutarla. Se recomienda solicitar varios presupuestos previamente para elegir la empresa más adecuada. Si necesita más información sobre el cambio de instalación a gas natural puede llamar al 91 198 05 95.

Cambiar caldera de butano a gas natural

Los consumidores que estén pensando en cambiar de butano a gas natural tendrán que informarse sobre el cambio de caldera. Al realizar la instalación, la empresa autorizada no necesitará sustituir la caldera por otra, sino que simplemente cambiará los clichés de salida para que sean válidos para el gas natural.

En el caso de querer disponer de gas natural para la calefacción, sí necesitará proceder a la instalación de radiadores y de las conexiones necesarias para llegar a todos los suministros.

No obstante, el usuario también puede informarse sobre si en su Comunidad Autónoma existe algún Plan Renove de calderas, que permita modernizar la actual por otra que suponga un ahorro energético para el mismo. Siempre será la empresa instaladora quien se encargue de ejecutar todos estos cambios.

Precio por pasar de butano a gas natural

No se puede dar un precio exacto de cuánto costará cambiar el butano por gas natural, dado que depende de la empresa instaladora y del presupuesto que haya ofrecido al consumidor. Por ello, siempre es importante solicitar varios precios previamente y elegir el más económico.

Dar de alta el gas natural en una nueva instalación

Al disponer de una instalación de gas natural, el cliente tendrá que contratar el suministro de gas, pero previamente tendrá que informarse de las ofertas del mercado. Es recomendable utilizar un comparador de tarifas de gas, que buscará las más económicas y especificará qué compañía gasista la proporciona.

El usuario solo tendrá que llamar a la comercializadora contratar el gas natural, donde se le pedirán una serie de datos necesarios para la gestión de la misma y que serán los siguientes:

El cliente también debe saber que tendrá que pagar los derechos por dar de alta el gas natural, que será un importe que tendrá que abonar a la distribuidora de su zona, a pesar de que venga reflejado en la primera factura de gas. El suministro estará disponible entre 7 y 10 días hábiles si no hay ningún problema con la distribuidora.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar